Nacer con bajo pesa afecta al corazón

Provoca unas alteraciones que ahora se ha demostrado que duran toda la vida adulta

Unidad de neonatos
Unidad de neonatos

Un estudio demuestra que nacer con bajo peso provoca cambios en el corazón que perduran en la edad adulta y limitan la capacidad para hacer ejercicio. Aquellas personas que en el momento de su nacimiento cuentan con bajo peso, es decir, quienes se encuentran en el primer decil y, por lo tanto, forman parte del 10% de bebés que nace con el peso más bajo, en la edad adulta evidencian más problemas cardiovasculares, como un mayor riesgo de hipertensión, ictus o incluso hasta tres veces más probabilidades de sufrir infarto de miocardio.

Poco se conocía acerca de esta relación entre bajo peso y complicaciones cardiovasculares hasta que el equipo de investigación liderado por el doctor Eduard Gratacós, director de BCNatal y jefe del grupo de investigación del Idibaps Medicina fetal y perinatal puso de evidencia que la principal causa de esos problemas cardiovasculares es la propia función y estructura de los corazones de los niños nacidos con bajo peso, que presentan diferencias que aparecen en la vida fetal y se mantienen hasta la adolescencia. Pero quedaba por resolver la duda de si esas mismas diferencias en la estructura y función del corazón se mantenían también en la edad adulta y esa es la incógnita que desvela ahora el estudio coordinado por investigadores de BCNatal-Idibaps y liderado por los doctores Gratacós y la doctora Fátima Crispi con el apoyo de la Fundación La Caixa.

Para llevar a cabo este trabajo, publicado en la revista «JAMA Cardiology», se revisaron los libros de la sala de partos del Hospital Sant Joan de Déu para identificar a personas de entre 20 y 40 años que hubieran nacido con bajo peso y con peso normal, y 158 adultos accedieron a participar en el estudio, 81 de los cuales habían nacido con bajo peso y 77, con normal, y se les realizó una prueba de esfuerzo en bicicleta y una resonancia cardíaca.

Al respecto, la doctora Marta Sitges, directora del Instituto Clínic Cardiovascular, responsable del grupo de investigación de Idbaps Imagen cardíaca y coautora del informe, indica que «se trata de un estudio pionero que combina técnicas de análisis computerizada muy sofisticadas para analizar la forma del corazón con resonancia magnética con una prueba de esfuerzo». En este sentido, las resonancias magnéticas que se hicieron a los participantes en el estudio demostraron que las personas que habían nacido con bajo peso mantenían cambios en la estructura del corazón en la edad adulta, concretamente, su ventrículo derecho tenía una forma diferente, mientras que las pruebas de esfuerzo pusieron de relieve que éstos también tienen una menor capacidad al ejercicio y, por lo tanto, no pueden generar tanta fuerza con la bicicleta y se cansan antes. Por último, la investigación también permitió observar que los cambios en el corazón son más marcados entre quienes fuman, sufren sobrepeso o son sedentarios.

Ante estos resultados, el doctor Gratacós destaca «la importancia de la medicina fetal en la prevención de patologías del adulto».