Las cuatro razones por las que un perro nos da la pata

Es su manera de comunicarse y el mensaje que nos quiere trasladar dependerá del momento y la situación

Usuaria del programa VioCam junto a su perra
Usuaria del programa VioCam junto a su perraDavid Arranz www.davidarranz.comAgencia ICAL

Cuando un perro llega a una familia, uno de los primeros impulsos es enseñarle a que se siente y nos dé la pata cuando se lo pidamos. Pero en muchas ocasiones son ellos los que se acercan para ofrecérnosla. En estos casos, ¿qué nos quieren decir?

En primer lugar, hay que ser consciente de que los perros usan sus patas para comunicarse. Al criarse con una familia, surge una inevitable dependencia y cuando necesitan alguna cosa, lo solicitan de esta manera y siempre dependerá de lo que esté haciendo en ese momento. Las razones por las que lo hacen son variadas, pero lo resumiremos en cuatro razones principales.

Cuando un perro se acerca y nos da la pata está intentando hablar con nosotros y tenemos que tratar de identificar la causa.

Los animales recurren a sus dueños en la mayoría de ocasiones para que les presten atención FOTO: dreamstime La Razón

¡Hazme caso!

Según explican desde The Dog Clinic, la más común y más simple es llamar nuestra atención. Desde que llegan a nuestros hogares, los perros dependen de nosotros para todo: para alimentarse, para jugar, para que les demos cariño.... Y son animales que no tienen reparos para expresar lo que sienten o lo que necesitan sea cual sea el momento. Si has estado ocupado todo el día y alejado de él, aprovechará tu presencia para que juegues con él o le des mimos. Es una manera de decir: ¡te echo de menos!

Una de las causas más habituales para que nos reclamen es que quieren comer FOTO: YOUTUBE - CATERS YOUTUBE - CATERS

¡Tengo hambre!

Los perros no se cansan nunca de jugar, de buscar cariño.... ni de comer. En muchas ocasiones, se acercan para ver si les damos un premio, un aperitivo o directamente su ración de comida. Hay que ser bastante estricto con esto porque si le complacemos cada vez que nos reclama comida, puede llegar a tener un problema de sobrepeso. Cuando ya se tenga regularizada su alimentación en cuanto a horarios, ellos no tienen reloj pero aparecerán a la hora que les toca comer para reclamar su alimento.

Los perros también pueden llamar nuestra atención si se sienten inseguros FOTO: Kiko Huesca EFE

¡Me siento inseguro!

En ocasiones, los perros pueden acercarse a sus dueños en busca de seguridad. Muchas veces, si se acerca y deja la pata levantada, es que algo no va bien, que ha pasado algo que le intranquiliza. Si a esto se suma que se relame mucho los labios, bosteza y tiene las orejas planas, hay que actuar porque el animal está estresado. Una discusión, un gran estruendo, un cambio de entorno o que no hayamos tenido paciencia con él en un momento dado pueden ser las causantes de esta situación.

La receta para solventar esto es sencilla, prestarle atención, distraerle, jugar o llevárselo a otro lugar. En estas situaciones es mantener una actitud positiva y no tratar sólo de consolarlo porque de esta manera le estamos transmitiendo al animal que hay algo de lo que preocuparse. Su actitud y su estado de ánimo en la mayoría de las ocasiones depende de cómo nos comportamos. Sin embargo, trate de no consolar y consolar a su perro, esto puede reforzarle que hay algo de qué preocuparse.

El vínculo de la mascota con su dueño es inquebrantable 06/08/2021 FOTO: David Obach Europa Press

“Te quiero”

Aunque no seamos conscientes de ello, los animales también liberan hormonas como la oxitocina, que les hace sentirse bien. Si estás acariciándole y te extiende su pata es una manera de ampliar su contacto y de devolver el cariño que se le está dando.

Cómo evitar que el perro te de la pata

Hay gente que prefiere que sus mascotas no les den la pata porque las tienen sucias, porque no quiere que le estropeen la ropa, un tejido o simplemente porque estás haciendo algo que necesita concentración. Pues bien, para que el animal deje de hacer esto debemos seguir una serie de pautas sencillas que no hacen necesarios los castigos u otros métodos más duros.

Si en ese momento estamos haciendo otra cosa, simplemente tenemos que apartarlo sin mirarle y felicitarle una vez que haya dejado de llamar nuestra atención.

La constancia es fundamental para lograr los objetivos. No podemos atenderle unas veces sí o otras no. Si no queremos que nos ofrezca la pata, no debemos atenderle en ninguno de los supuestos.

Si es de los perros que ofrece su pata constantemente, es necesario hacerle ver que no va a conseguir nada antes de que se siente y se tranquilice.

En el caso de que ofrezca la pata cuando le estamos acariciando, hay que tratar de que sea en una posición en la que no pueda hacerlo. Es decir, cuando esté acostado, de pie o de espaldas a nosotros.