¿Puedo conducir un coche si no estoy asegurado?

Contratar un seguro para su vehículo es obligatorio y su falta conlleva una sanción. Pero, ¿puede otra persona que no esta asegurada llevarlo por usted sin que le multen?

Controles policiales y tráfico en las carreteras durante Semana Santa
Un guardia civil da el alto a un vehículo en el punto kilométrico 19 de la A6Eduardo Parra Europa Press

Uno de los primeros trámites que realizamos a la hora de comprar un vehículo es contratar un seguro y decidir a qué personas vamos a incluir en el mismo. La temeridad de conducir sin él, puede llegar a ser sancionado con multas que oscilan entre los 650 y los 2.800 euros, en función del tipo de permiso y de vehículo, y se le aplicará al propietario del vehículo con el que se haya realizado la infracción. Analizar los diferentes tipos de seguros y sus coberturas puede llegar a ser tan importante, como decidir que tipo de conductores vamos a incluir, ya sean habituales, ocasionales o de uso compartido. Pues, por norma general, los seguros de coche no ofrecen protección a otro conductor que no esté incluido en la póliza. No obstante, esto dependerá del tipo de seguro que tengamos contratado, de las garantías que ofrezca y el tipo de conductor, por lo que es recomendable revisar las condiciones del contrato antes de que un conductor que no esté asegurado se ponga al volante del vehículo, para conocer de qué se haría cargo la compañía aseguradora en caso de sufrir un percance.

A la hora de responder ante un accidente, uno de los datos que analizan las compañías aseguradoras es la edad y experiencia al volante de la persona implicada en el accidente, este o no incluida en la póliza. Como norma general, aunque existen algunas excepciones, todos los conductores mayores de 25 años y con más de 2 años de experiencia de carnet, están cubiertos por el seguro del automóvil y no necesitan notificárselo a la compañía, aunque en el momento del incidente deben tener el permiso en regla y no encontrarse bajo los efectos del alcohol o las drogas. Por tanto, solo es necesario designarlos como conductores ocasionales si no cumplen con alguna de estas características. Aunque, como hemos explicado anteriormente, depende de cada compañía. Además, dado que la empresa fija precios para los diferentes niveles de riesgo que supone un conductor, si las características del asegurado del automóvil son inferiores a las de la persona que va a hacer uso del vehículo, este también quedaría incluido en el seguro. Por ejemplo, si un conductor novel, con menos de dos años de experiencia, de 21 años, tuviera que prestar su automóvil a un conductor de 24 años y 3 años de carnet, este supondría un menor riesgo en la conducción y por lo tanto estaría asegurado.

¿Y si el coche es alquilado?

Cuando alquilamos un vehículo, la empresa que brinda el servicio obliga al usuario a adquirir un seguro mínimo, por lo que, en este caso, si se ocasionara un accidente, quien estaría cubierto por la póliza sería el conductor que figura en el contrato de alquiler. Por lo tanto, es necesario notificar, a la empresa de alquiler, con antelación el número de conductores que lo utilizarán. Lógicamente, la incorporación de nuevos conductores en el seguro del coche de alquiler supondrá un aumento de los precios, ya que que cuantas más personas conduzcan el vehículo, mayor será el riesgo para las aseguradoras.