Operación de la Guardia Civil contra el fraude en el jamón ibérico

Han sido detenidas o investigadas nueve personas en Cáceres, Salamanca y Vizcaya

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de Cáceres, en el marco de la operación “Sekai”, han desarticulado una organización criminal dedicada a una supuesta actividad fraudulenta relacionada con el sector cárnico en la provincia. Han sido detenidas cuatro personas e investigación de otras cinco y se ha procedido a la incautación de 1.790 jamones y paletas, 760 kilos de diferentes embutidos, así como de 4.500 kilogramos de carne congelada procedente del despiece del cerdo ibérico. Las investigaciones se iniciaron a finales del mes de noviembre de 2020, tras detectarse una actividad inusual en las inmediaciones de una industria cárnica inactiva situada en un polígono industrial de la localidad de Malpartida de Plasencia (Cáceres).

Fuentes de la Guardia Civil, consultadas por LAZÓN, han subrayado la importancia de la operación para la defensa de un sector, que tanto prestigio daa Extremadura; y para cortar de raiz actividades fraudulentas que tanto perjudican a dicho sector, ya que entre los productos que se han incautado había algunos confecha de caducidad superada (y alterada), incluso piezas en estado de putrefacción.

Los agentes averiguaron que se realizaban operaciones relacionadas con el sector cárnico desde las instalaciones de esta antigua empresa, por parte de otra que no se encontraba inscrita en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos (R.G.S.E.A.A.), y cuya finalidad es la protección de la salud pública y de los intereses de los consumidores.

En dichas instalaciones se llevaban a cabo operaciones de adquisición, almacenamiento, distribución y comercialización de productos alimenticios de origen animal, eludiendo los preceptivos controles veterinarios por parte de la Autoridad Sanitaria competente, con el fin de introducirlos, irregularmente, en la cadena alimentaria. Inspección en las instalaciones industriales.

Los agentes del SEPRONA, en colaboración con los servicios veterinarios pertenecientes a la Gerencia del Área de Salud de Plasencia (Cáceres), realizaron una inspección en las instalaciones industriales; localizaron en su interior diferentes productos alimenticios cárnicos con la fecha de consumo modificada o rebasada, productos con marcas de identificación sin número de R.G.S.E.A.A. o números de productores o envasadores inexistentes, productos con incumplimientos en lo relativo a fechas de congelación o de consumo preferente, irregularidades evidentes en materia de trazabilidad o marcado e identificación de piezas, según lo establecido en la norma de calidad reguladora de la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico.

Se procedió a la inmovilización cautelar (1.790 piezas de jamón y paletas, tanto acogidos a norma de calidad antedicha, como no, 760) kilos de diferentes embutidos, entre los que se encuentran chorizos, lomos, patateras y morcillas ibéricas, y un total de cuatro mil quinientos 4.500 kilogramos de carne congelada procedente, en su mayoría, del despiece del cerdo ibérico.

En este proceso se prescindía de los controles de carácter sanitario (registros, correcto etiquetado y almacenamiento, incumplimiento o manipulación en lo relativo a fechas de congelación o fechas de consumo preferente e incumplimientos en materia de trazabilidad), constituyendo ello una actividad alimentaria ilícita.

También se analizó la trazabilidad y posible procedencia del género intervenido y se comprobó la entrada de productos alimenticios, procedentes de estas instalaciones, a la cadena alimentaria, así como la puesta a disposición de consumidores finales en establecimientos comerciales ubicados en las provincias de Cáceres, Badajoz, Salamanca y Toledo.