Zoonosis: las enfermedades graves que están llegando a España

El 75% de las nuevas enfermedades infecciosas que afectan a los humanos tienen origen animal

El mosquito Aedes aegypt vector del dengue
El mosquito Aedes aegypt vector del dengue

El nuevo brote de la viruela del mono, ha puesto de manifiesto la amenaza que representan las zoonosis para el ser humano, algo que ya quedó patente con la pandemia de coronavirus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que éstas son sólo las más recientes entre un conjunto de enfermedades emergentes –como el Ébola, el MERS, y las fiebres del Nilo Occidental y del Valle del Rift– cuya propagación desde huéspedes animales hacia poblaciones humanas se ha intensificado a causa de presiones antropogénicas. Esta tendencia al alza en las enfermedades zoonóticas está impulsada por la degradación del medio ambiente natural a causa la explotación de los suelos y la vida silvestre, la extracción de recursos o el cambio climático.

Las zoonosis representan un gran porcentaje de todas las enfermedades infecciosas recientemente identificadas, así como de muchas de las ya existentes. Algunas enfermedades, como la provocada por el VIH, comienzan como una zoonosis pero más tarde mutan en cepas exclusivas de los humanos. Algunas pueden causar brotes recurrentes de enfermedades, como la enfermedad por el virus del Ébola y la salmonelosis. Otras, como la Covid-19 causada por el nuevo coronavirus, tienen el potencial de causar pandemias mundiales. “Si no ponemos de inmediato las medidas oportunas, nos encaminamos a la era de las pandemias y las zoonosis recurrentes”, alerta Sergio Monge, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla). “Es urgente que la Sanidad Ambiental se coloque como prioridad absoluta en la agenda mundial y se aborde este problema desde un enfoque transversal que abarque la salud humana, la salud animal y la salud medioambiental”.

El papel que juegan los vectores en la transmisión de zoonosis es clave. Hasta la mitad de las zoonosis que se conocen actualmente están causadas por vectores como los mosquitos, las garrapatas, las ratas, etc. Y no es un dato descartable si se tiene en cuenta que hasta el 75% de las nuevas enfermedades infecciosas que afectan a los humanos tienen origen animal. Según datos OMS, las enfermedades de transmisión vectorial están provocando en la actualidad más de 700.000 muertes cada año en todo el mundo. La mayoría de ellas, causadas por la picadura de “simples” mosquitos que, a pesar de su ínfimo tamaño, son considerados como los animales más letales del mundo, con capacidad para transmitir enfermedades tan peligrosas como la Malaria, el Zika, el Dengue o el Chikungunya, entre otras muchas.

En España, el virus del Nilo Occidental provocó en 2020 77 afectados y 8 fallecidos. La fiebre hemorrágica Crimea-Congo afectó en el mismo año a 4 personas, una de las cuales falleció. El Dengue, una enfermedad tropical a causa de la que alrededor de 20.000 personas mueren cada año, es ya un riesgo latente en nuestro país, donde en 2019 se notificaron 6 casos autóctonos. El mosquito común (Culex culex), la garrapata y el mosquito del género Aedes (Aedes albopictus o Aedes aegypti) son, respectivamente, los vectores de transmisión de estas zoonosis. Apenas tres ejemplos de entre las más de 200 zoonosis conocidas, un alto porcentaje de las cuales son de origen vectorial.

“Es importante que nos adelantemos y trabajemos la prevención”, señala Jorge Galván, director general de ANECPLA. “Hay enfermedades muy graves que hasta hace poco nos sonaban muy ajenas en España y de las que, sin embargo, hemos empezado a sufrir ya importantes brotes, como fue el caso de la Fiebre del Nilo Occidental o la fiebre hemorrágica Crimea-Congo”. Estas enfermedades son transmitidas por el mosquito común (Culex pipiens) y la garrapata, respectivamente, especies con una elevada presencia en nuestro país.

Seguridad alimentaria

Otro de los ámbitos que se ven amenazados de pleno es el de la seguridad alimentaria, en el que la gestión de plagas juega una labor determinante. Y es que algunas de las enfermedades más comunes en este sentido, como son la Salmonella, la Toxoplasmosis, la listeria o el E. Coli, entre otras, son transmitidas por vectores como las ratas, los ratones, las cucarachas o algunos insectos voladores. Según datos de la OMS, las enfermedades de transmisión alimentaria afectan cada año a una de cada 10 personas y provocan la pérdida de hasta 33 millones de años de vida saludable. Muchas de ellas pueden ser mortales, especialmente en menores de 5 años. De hecho, de las más de 420.000 personas que mueren cada año en el mundo a consecuencia de este tipo de enfermedades, un tercio de ellas son niños.