Bruselas propone adelantar a los 45 años las pruebas para detectar el cáncer de mama

Las mujeres de entre 30 y 65 año deben pasar un test de cáncer cervical cada cinco años

Una señora con ayuda de una enfermera se hace una mamografía en Quirónsalud Infanta Luisa, en Sevilla
Una señora con ayuda de una enfermera se hace una mamografía en Quirónsalud Infanta Luisa, en Sevilla FOTO: Eduardo Briones Europa Press

La Comisión Europea considera que muchas muertes por cáncer podrían evitarse, si las autoridades nacionales europeas promovieran la detección precoz. Por esa razón, el Ejecutivo comunitario ha emitido este martes una serie de recomendaciones para ampliar los grupos de población que se someten a revisiones periódicas y mejorar también los tipos de pruebas que se realizan. El último documento de este tipo se publicó en el año 2003 y, desde entonces , hay evidencias científicas que muestran la necesidad de adelantar la edad a la que se realizan algunos test.

Entre los consejos que la Comisión Europea ha publicado este martes, se encuentra incluir a las mujeres de entre 45 a 74 años en las pruebas para detectar cáncer de pecho (frente a la recomendación actual de entre 50 y 69) y utilizar resonancias magnéticas para aquellas con mamas especialmente densas; priorizar a las mujeres entre 30 y 65 años en la detección del virus del papiloma humano, con test cada cinco años teniendo en cuenta si han sido vacunadas, y pruebas inmunoquímicas fecales para los pacientes entre 50 y 74 años, con el objetivo de hallar cáncer colorrectal, en vez de los más extendidos análisis de sangre oculta en las heces que después pueden desencadenar en una colonoscopia.

Cáncer de prósta y gástricos

Además, Bruselas también cree que deberían realizarse chequeos para los fumadores y ex fumadores de entre 50 y 75 años que han abandonado este hábito en los 15 años anteriores y que han consumido unos 20 cigarrillos al día durante 30 años y test específicos sobre la próstata y resonancias magnéticas para los hombres de hasta 70 años. En aquellos países con una gran incidencias de cánceres gástricos y muertes asociadas, el Ejecutivo comunitario también considera que deberían realizarse pruebas para detectar la bacteria helicobacter pylory.

Aunque las competencias en materia sanitaria del Ejecutivo comunitario siguen siendo escasas, el plan presentado este martes quiere asegurarse de que el 90% de la población europea dentro de las categorías antes mencionadas de cáncer de pecho , cervical y de colón reciban una citación médica para someterse a una revisión para el año 2025. Según los cálculos de la Comisión Europea, estos nuevos requisitos cubren el 55% de los nuevos casos detectados cada año. En el año 2020, se calcula que 2,7 millones de personas fueron diagnosticadas con cáncer y más de 1,3 millones acabaron muriendo.

Para que estas recomendaciones no queden en saco roto, Bruselas también propone un sistema de vigilancia por el que las autoridades nacionales deberán informar a la Comisión Europea sobre los progresos en este tipo de pruebas tres años después de que se adopte esta recomendación y, después, cada cuatro años. Según los avances en este terreno, la Comisión Europea valorará los siguientes pasos.

38,8 millones de euros

“Cuanto antes se detecte el cáncer, se puede conseguir una gran diferencia a la hora de incrementar las opciones de tratamiento y salvar vidas. Para esto, necesitamos aumentar las pruebas de cáncer en la UE. Hoy, demostramos una vez más nuestro compromiso para luchar contra el cáncer de manera decisiva y colectiva”, ha asegurado el vicepresidente del Ejecutivo comunitario Margartis Schinas.

Aunque Bruselas sigue teniendo pocas competencias en materia sanitaria y la mayoría siguen recayendo en las autoridades nacionales o regionales, la pandemia del coronavirus ha demostrado la necesidad de avanzar en este terreno. Además, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha hecho de la lucha contra cáncer una de sus prioridades de su mandato, ya que cuándo era niña una de sus hermanas acabó falleciendo por esta enfermedad con tan sólo 11 años, lo que dejó a la familia destrozada. Según los cálculos actuales, la mitad de los ciudadanos de la UE acabarán sufriendo un cáncer a lo largo de la vida.

Para poder cumplir estos objetivos de mejoras en la detección, Bruselas ha puesto a disposición en el presupuesto europeo 38,8 millones de euros dentro de su programa sanitario y otros 60 para investigación. Además, la Comisión Europea propondrá financiación adicional para el año que viene. Asimismo, los Estados europeos tienen la opción de utilizar el dinero de los fondos de cohesión para este cometido.