Los familiares de Ruth Ortiz no coaccionaron al hermano de José Bretón

El juez considera que los hechos no revisten "la intensidad y la gravedad suficiente como para elevar los hechos a la categoría de delito"

Ruth Ortiz, durante una de las manifestaciones en las que pedían la liberación de sus hijos
Ruth Ortiz, durante una de las manifestaciones en las que pedían la liberación de sus hijos

El Juzgado de lo Penal 9 de Sevilla ha absuelto a seis familiares y amigos de Ruth Ortiz, la madre de los dos hermanos asesinados en Córdoba por su padre, José Bretón, que estaban acusados de coaccionar a Rafael Bretón, hermano del asesino.

El Juzgado de lo Penal 9 de Sevilla ha absuelto a seis familiares y amigos de Ruth Ortiz, la madre de los dos hermanos asesinados en Córdoba por su padre, José Bretón, que estaban acusados de coaccionar a Rafael Bretón, hermano del asesino.

En el juicio, la acusación particular pedía para ellos tres años de cárcel por un delito continuado de coacciones, mientras que la Fiscalía, que retiró la acusación contra tres de ellos, pedía para el resto multas por un delito de coacciones. En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, se precisa que no concurren en este caso los elementos de una acción de carácter coactivo, ya que "no puede hablarse de reiteración y persistencia en el tiempo, ni que la conducta de los acusados involucrara los ámbitos laborales del denunciante y su esposa, o al ámbito escolar de los menores".

"Ni el grado de coerción ni la compulsión moral ejercida sobre el denunciante y su familia reviste la intensidad y la gravedad suficiente como para elevar los hechos a la categoría de delito, al tratarse de unos incidentes puntuales y muy leves", según la sentencia, que alude también al contexto en el que se produjeron los hechos, la desaparición de los hijos de Ruth Ortiz.

Los hechos juzgados ocurrieron el 29 de mayo de 2012, cuando cuatro de los acusados acudieron al domicilio de Rafael Bretón en Tomares (Sevilla) con la convicción de que la familia de José Bretón conocía detalles de la desaparición de los niños que no quería revelar. Allí desplegaron pancartas en las que aparecían las fotos de los dos menores desaparecidos y gritaron expresiones tales como "la secta de Bretón, que diga la verdad", "no tenéis sangre, no tenéis corazón, ni tú tampoco Leticia"o "Leticia dile a tu marido que diga la verdad"o "sois unos monstruos".

El 7 de junio de 2012 fueron de nuevo al domicilio de Rafael Bretón con caretas con los rostros de los menores desaparecidos y se sentaron en la acera frente a la puerta de la casa en silencio.

Efe