MENÚ
sábado 21 septiembre 2019
16:58
Actualizado

Así es Antonio Ojeda, el principal sospechoso de la desaparición de Yéremi

Se encuentra en prisión acusado de haber abusado de un menor de edad en 2012

  • Antonio Ojeda durante la entrevista que concedió a "Espejo Público"
    Antonio Ojeda durante la entrevista que concedió a "Espejo Público"
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

01 de junio de 2016. 15:21h

Comentada
Madrid. 1/6/2016

Antonio Ojeda, conocido como Juan el Rubio, es el principal sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas. En la actualidad se encuentra en prisión a la espera de juicio por un caso de abusos sexuales a un menor. Ojeda era vecino de la familia de los abuelos de Yéremi hasta dos años antes de la desaparición. A pesar de que se había trasladado a más de 6 kilómetros del lugar del que desapareció Yéremi el 10 de marzo de 2007, seguía visitando la zona. A sus 51 años, se dedicaba a la recogida de chatarra para subsistir. La familia del menor desaparecido está convencida de que "El Rubio" y Yéremi habían coincidido varias veces y que hablaron el fatídico día de la desaparición. El programa de Antena 3 "Espejo público" ha hablado hoy con la madre del niño, Ithaisa Suárez, quien declaró que Ojeda vivía cerca de la familia, al menos hasta 2005 y que solía visitar la zona para ver a los niños jugar en el descampado que está junto a la casa de sus padres. Según Ithaisa, después de la desaparición de Yéremi, el sospechoso seguía frecuentando la zona. "Mi padre nunca pensó mal de él, porque nunca paraba cerca de ellos. Se supone que era un vecino que mi padre pensaba que era extranjero, y creía que eran las motos de otros niños lo que le llamaba la atencion. Por eso, nunca pensó mal de él", indicó.

Ithaisa está convencida de que su hijo habló con él el día de su desaparición. Y lo hizo porque lo conocía porque, según confesó, Yéremi es un chico muy reservado: "Seguramente llegó a hablar con él. Sin conocerle de nada, no se hubiera acercado, tendría que haberlo visto antes y hablar con él", reflexionó.

Ojeda entró a formar parte de la investigación en 2015, cuando la Policía tuvo conocimiento de que tenía una causa pendiente por haber abusado de otro menor en 2012, al que se acercó, le prometió una bicicleta para que le acompañara a un barracón cercano y abusara de él.

Precisamente, "Espejo Público" entrevistó a Ojeda hace poco más de un año, cuando buscaban testigos de lo ocurrido el 10 de marzo de 2007. Ojeda trata de convencer con su testimonio de que se trata de un testigo fiable. Sin embargo, cayó en varias contradicciones y, de hecho, se puso en el punto de mira al situarse en el lugar de los hechos. Según su propio testimonio, ese día había tres coches parados un Toledo blanco, un Mercedes blanco y un Opel Record. Yo paré ahí y en ese momento venía una chica con el niño, se metió en un coche y se fueron. "Cuando yo llegué aquí, venía recogiendo chatarra, estaba el Toledo. El muchacho rubio en el suelo y la chica, morena con el pelo corto. Ella subió con el niño en la mano con un pantalón color canelo y algo amarillo para cambiarlo por ahí arriba. Entonces yo le pregunté al otro ocupante del coche que por qué el niño estaba llorando y él me dijo que era la tía del niño. Entonces yo me quedé tranquilo. Tampoco pensé que esto era lo que estaba pasando". Su relato continúa y recuerda que tres días después, el mismo vehículo volvió a la zona y se metió en una zona escondida. "Era el mismo tío que estaba el otro día con el niño".

Además Antonio Ojeda reconoció que el tiene un Renault 5 blanco como el que otros testigos situaron en la escena de la desaparición. El mismo coche que permitió hace unos meses abrir una nueva línea de investigación y que ha dado con esta línea de investigación, que puede ser la definitiva. La familia de Yéremi conocía desde hace tres semanas que la investigación se centraba en El Rubio, pero no ha hecho declaraciones hasta ahora para no entorpecer la investigación.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs