Ciberseguridad

Atento a estas señales de que podrían estar espiando tu smartphone

Instalar una aplicación espía en una terminal que no es de nuestra propiedad conlleva una pena de prisión de hasta cuatro años, así como una cuantiosa multa económica

El truco definitivo para proteger tu móvil de los hackers
El truco definitivo para proteger tu móvil de los hackersPixabayArchivo

El teléfono móvil ha ido cobrando cada vez más y más importancia en nuestras vidas. Ya no se utilizan únicamente para hacer llamadas y enviar mensajes. Ahora toda nuestra vida está ahí dentro… literalmente. Lo utilizamos para consumir contenidos, para pagar en las tiendas, para almacenar documentos privados, para orientarnos cuando estamos perdidos, para enviar e-mails, etc. Y si alguien con malicia consigue acceder a toda esta información… estaremos totalmente a su merced.

El sencillo truco para ocultar fotos, vídeos y documentos en un móvil Android y que solo tú puedas verlos.
El sencillo truco para ocultar fotos, vídeos y documentos en un móvil Android y que solo tú puedas verlos.Daniel Romero.Unsplash.

¿Cómo saber si te están espiando?

El método más común para extraer información de un teléfono móvil ajeno es mediante una aplicación específica. Existen varias opciones en el mercado, que suelen comercializarse como aplicaciones destinadas a padres preocupados por la seguridad de sus hijos. Sin embargo, los usos que se le pueden dar a este tipo de herramientas... van mucho más allá.

Afortunadamente, estas apps no son perfectas y suelen dejar un rastro en el smartphone que infectan. Así que, si experimentas alguno de estos problemas en tu teléfono móvil, quizás se deba a que hay alguien espiándote:

  1. Llegan mensajes de texto sospechosos.
  2. El teléfono se enciende o se reinicia solo.
  3. La cámara del aparato se enciende sola.
  4. En la factura del servicio hay cargos extras, como llamadas que no realizaste.
  5. Te aparecen anuncios publicitarios.
  6. El teléfono se sobrecalienta.
  7. La batería tiene menos duración.
  8. El sistema operativo está muy lento o se congela.
  9. Aumenta el uso del paquete de datos.

Algunas de estas señales también pueden deberse al mal funcionamiento del aparato, por lo que no debemos alarmarnos. Sin embargo, si nos encontramos con que varias de ellas suceden frecuentemente, entonces sí que deberíamos preocuparnos.

¿Cómo actuar si sospechas que alguien está espiando tu terminal?

Si tienes conocimiento o sospechas fundadas de cualquier comportamiento que atente contra tu intimidad, lo primero que debes hacer es recabar “pruebas de cargo”. Es decir, pruebas con las que sustentar tu acusación, para después interponer la correspondiente denuncia. Para reunir todas las pruebas necesarias, lo que debes hacer es ponerte en contacto con un experto informático que elabore un informe pericial de tu terminal.

El hacker envía un correo electrónico desde una dirección similar a una que podría ser aceptada por el receptor:
El hacker envía un correo electrónico desde una dirección similar a una que podría ser aceptada por el receptor:larazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1012e55c

Una vez reunidas y estructuradas todas las pruebas, debes interponer una denuncia ante las fuerzas de seguridad del estado o ante el Juzgado de Instrucción de guardia más cercano. Tal y como queda reflejado en el artículo 201 del Código Penal, para iniciar el proceso penal referente a un delito de descubrimiento y revelación de secretos, es necesario que el agraviado o su representante legal interponga una denuncia.

Aunque con dos excepciones: Primero, si la persona agraviada es “menor de edad, incapaz o una persona desvalida”, entonces la Fiscalía podrá actuar por su cuenta y sin que necesite la autorización de un tutor legal; y segundo, tampoco será necesario una denuncia cuando la comisión de este delito afecte a los “intereses generales o a una pluralidad de personas”.

Las consecuencias penales que puede acarrear extraer información del dispositivo de una persona sin su autorización expresa, están contenidas en el artículo 197 del capítulo I del título décimo del Código Penal, referente a los “delitos contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y a la inviolabilidad del domicilio”.

Este artículo señala que la pena por espiar el teléfono móvil de alguien, interceptar sus comunicaciones o descargar sus imágenes es de uno a cuatro años de prisión y de una multa de 12 a 24 meses, con una cuota diaria que oscila entre los 200 y 400 euros. Es la misma pena que implicaría -por ejemplo- instalar una cámara oculta y grabar a una persona en la intimidad. Como puedes ver, es un delito muy grave y su castigo no es precisamente pequeño.

Identifican a una hacker que estafó desde Malta 15.000 euros a una palentina
Identifican a una hacker que estafó desde Malta 15.000 euros a una palentinaLa RazónEuropa Press

Y la cosa puede ser mucho más seria si además de sustraer cualquier tipo de información del terminal de un tercero, luego esta se difunde después sin la previa autorización de su propietario, en cuyo caso la pena aumentaría hasta los 2 a 5 años de prisión. Y no haber sido quién ha extraído esa información en un primer momento, no nos exime de la pena por compartirla. Si tenemos conocimiento de su origen ilícito y aún así difundimos este contenido, nos enfrentaremos a una pena de uno a tres años y una multa de 12 a 24 meses.

Otra cosa que también debemos tener en cuenta es que sólo por descargarse una app de espionaje, también estaríamos incurriendo en un delito que está tipificado con penas de 6 meses a 2 años de prisión o con una multa de 3 a 18 meses. Y si además de adquirir un programa informático concebido para espiar un teléfono móvil, se instala en una terminal que no es de nuestra propiedad, nos enfrentaríamos a una pena de prisión de uno a cuatro años y a una multa de 12 a 24 meses, que es el delito que señalábamos antes.