Cinco casos de desaparecidos al día

SOS Desaparecidos atendió 2.061 peticiones de ayuda el pasado año frente a las 1.130 de 2015. La mayoría fueron localizados con vida.

SOS Desaparecidos atendió 2.061 peticiones de ayuda el pasado año frente a las 1.130 de 2015. La mayoría fueron localizados con vida.

El balance de personas desaparecidas con que se cierra el año 2016 presenta unas cifras descorazonadoras, que doblan las registradas en el periodo anterior. De acuerdo con el informe anual presentado por la Asociación SOS Desaparecidos, la ONG atendió 2.061 casos frente a los 1.130 de 2015, lo que indica un evidente aumento del número de familias afectadas por este tipo de tragedias. Así, se atendieron más de cinco casos al día.

Una vez denunciada la desaparición, uno de los medios de los que dispone la asociación para contribuir a la búsqueda de la persona es la activación de la Alerta Desaparecido y su difusión. En el periodo que nos ocupa, del total de 2.061 casos, se activó el protocolo de divulgación en 688, es decir, en un 33,4%. La decisión de difundir la alerta depende principalmente de la familia y de los allegados del desaparecido, aunque en ocasiones es la propia Policía la que, por razones relativas a la investigación, solicita que no se lleve a cabo.

Indudablemente, la activación de la alerta facilita la rápida resolución del caso o, al menos, desencadena la colaboración ciudadana, a menudo clave para la localización de muchas de las personas echadas en falta. Así, un 65% de los 688 casos cuya alerta se activó durante el pasado año pudieron cerrarse sin mayores consecuencias: 451 de los desaparecidos fueron hallados en buen estado. Desgraciadamente, del porcentaje restante, se localizaron 143 personas sin vida, un 21%, y otras 94, un 14%, continuaban en paradero desconocido el pasado día 31 de diciembre.

Los casos pendientes

Sin embargo, a pesar del recrudecimiento de la situación que destapan estos datos, también se desprende de ellos un incremento sobre el porcentaje de los casos que conducen a una resolución satisfactoria: de aquellos cuya alerta fue activada en 2015, se cerró un 58% con la localización en buen estado del desaparecido, una cifra inferior al 65% de 2016. En este mismo sentido, un 26% de las personas buscadas fueron encontradas sin vida en 2015 frente al 21% del pasado año y un 16% continuaban desaparecidas al terminar diciembre, mientras que el porcentaje de casos pendientes de resolución ha descendido al 14% en el último periodo registrado.

Por otro lado, existen razones para esperar que 2017 se despida con unas cifras menos elevadas. El anuncio por parte del Ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, de la creación de un Centro Nacional de Desaparecidos aviva sin duda la esperanza que nunca perdieron las familias de las 94 personas que siguen sin ser localizadas desde el pasado año y de todas aquellas a las que siguen buscando sus allegados desde hace aún más tiempo. Y es que lo que piden quienes han tenido que aprender a convivir con la incertidumbre es que no se permita que caigan en el olvido, que no se dé por perdidos a quienes están perdidos.