En las entrañas del Ejército español

RTVE y el grupo Secuoya, con la colaboración del Ministerio de Defensa, ya han comenzado el rodaje de «FAS», que se centra en la preparación de nuestros militares

RTVE y el grupo Secuoya, con la colaboración del Ministerio de Defensa, ya han comenzado el rodaje de «FAS», que se centra en la preparación de nuestros militares

Para muchos españoles, la actividad cotidiana del Ejército es un misterio dentro de un enigma. Están pero no se les ve, salvo en los desfiles del Día de las Fuerzas Armadas y de la Fiesta Nacional, además de su implicación en algún conflicto. Sin embargo, los 119.441 efectivos de Aire, Tierra y Armada realizan una labor diaria de gran exigencia para que cualquier suceso no les pille con el pie cambiado. RTVE en colaboración con el grupo Secuoya, y el apoyo del Ministerio de Defensa, ya está grabando la segunda temporada de «FAS». Los periodistas Maika Pérez y Gorka Vallejo –ajenos a la vida militar– se convertirán en los ojos de los espectadores.

Seguridad aérea

Una de las experiencias más singulares que se han rodado –aunque se restringió la grabación por motivos de seguridad– fue en la base de Torrejón. Allí, como explica el productor ejecutivo de «FAS», Alfredo Pérez de Albéniz, «está el control de seguridad aérea en el que se hace el seguimiento de los 20.000 aviones –entre militares, comerciales, de mercancías y drones– que vuelan diariamente por el espacio aéreo español. La concentración de los militares implicados es tal que trabajan una hora y descansan la siguiente».

El equipo está completando un periplo que les llevará a Hoyo de Manzanares, la base El Goloso (ambas en la Comunidad de Madrid), San Javier (Murcia) y Granada, entre otras localizaciones. Los reporteros se han convertido en la sombra de los militares para contar su realidad desde una óptica que no fuese neutra. Así, se han subido a un F18 y han comprobado cómo trabajan las patrullas acrobáticas y los paracaidistas. También han estado en el buque de proyección estratégica Juan Carlos I y en la Flota de Aeronaves de la Armada (Floan). «Han vivido en las mismas condiciones extremas, por ejemplo, pasar 32 horas en un submarino a 600 metros de profundidad», subraya Pérez de Albéniz.

Una de las labores que más asombrará a los espectadores es la que realiza la unidad de detección y desactivación de explosivos. Ante el azote del terrorismo yihadista en distintos puntos de Europa, el Ejército español es muy consciente de que cuanto más se sepa de su modus operandi habrá más posibilidades de neutralizarlo. Las tropas que estuvieron destacadas en Afganistán y las que permanecen en Irak han traído a España artefactos explosivos creados en ambos países para «que los especialistas que trabajan aquí analicen sus elementos químicos y los estudien con el fin de actualizar sus conocimientos y estar preparados para cuando tengan que abordar una situación real», comenta Albéniz.

El ejercicio más extremo

El equipo de «FAS» ya tiene la autorización para grabar una de las pruebas más complejas: el protocolo de actuación para rescatar a los miembros de un helicóptero que se hunde en el mar. Por ello, se habilitará una piscina gigante –parecida a la que tiene la NASA en sus instalaciones– para simular este tipo de accidentes y ensayar cómo se tiene que proceder con la máxima seguridad.