Deporte y calor: una combinación posible

La doctora en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UEMC Silvia Sedano nos da diez recomendaciones para hacer deporte en plena ola de calor

Uno de los principales problemas que surge al realizar actividad física en plena ola de calor es la deshidratación
Uno de los principales problemas que surge al realizar actividad física en plena ola de calor es la deshidratación

La doctora en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UEMC Silvia Sedano nos da diez recomendaciones para hacer deporte en plena ola de calor.

Llega el verano y con él las continuas olas de calor. Hacer deporte con altas temperaturas es un reto que puede llegar a poner en peligro la salud, sobre todo para aquellas personas que no están preparadas. Nos ponemos en manos de Silvia Sedano, doctora en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y profesora del Grado del mismo nombre en la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) de Valladolid, además de preparadora física de la Federación de Castilla y León de Fútbol.

Partiendo de la base de que el sentido común es clave, y que la ‘operación bikini’ no se consigue en dos semanas, nos adentraremos en averiguar qué le pasa al cuerpo al hacer ejercicio con altas temperaturas, por un lado, para elaborar a continuación una serie de consejos útiles para combinar deporte y calor en días con calor extremo.

¿Qué le ocurre al cuerpo al hacer ejercicio?

Uno de los principales problemas que surge al realizar actividad física en plena ola de calor es la deshidratación. El cuerpo pierde líquido a través del sudor para evitar un aumento de la temperatura interna, por lo que disminuye el volumen de sangre y el funcionamiento del sistema cardiovascular se dificulta. Por ejemplo, aumenta la frecuencia cardiaca necesaria para hacer un mismo ejercicio. Además, la pérdida de líquido empeora el funcionamiento muscular y se asocia a la aparición de calambres.

Para garantizar un correcto funcionamiento del cuerpo, con o sin calor, «la temperatura del cuerpo ha de ser constante, y en estas fechas, evidentemente es más complicado», explica la profesora Sedano. Por otro lado, la práctica deportiva con alta temperatura puede ser más peligrosa para las personas mayores y para los que tienen sobrepeso o padecen obesidad. Por ello recomienda que, especialmente este tipo de personas se pongan en manos de profesionales, graduados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, antes de realizar este tipo de actividades.

Por último, Silvia Sedano Campo afirma que la ‘operación bikini’ tan típica en esta época del año no se consigue en quince días, y por ello apuesta por la práctica deportiva continuada. Y avisa a aquellos que quedan después de las pachangas a tomar unas cañas, lo «poco recomendable que es consumir alcohol después de hacer ejercicio».

Consejos prácticos

Visto lo anterior y tirando de sentido común, la doctora Silvia Sedano nos brinda una serie de consejos al alcance de todo el mundo:

1. A la hora de realizar una práctica deportiva lo más importante es estar entrenado, porque el cuerpo está más preparado y los mecanismos de sudoración funcionan mejor. Por ejemplo un deportista bien entrenado comienza a sudar antes, suda de una manera más progresiva y además tiene un sudor más diluido. Debido a esto y a otros mecanismos tiene más tolerancia a la fatiga.

2. Hidratarse adecuadamente, pero no sólo con agua, ya que durante la práctica deportiva el cuerpo no pierde solamente agua, sino otros componentes que deben recuperarse a través de bebidas que incluyan sales minerales. La hidratación es fundamental antes, durante y después del esfuerzo.

3. No esperar a que aparezca la sensación de sed y beber periódicamente, antes de la actividad física y durante el ejercicio, para prevenir la mencionada deshidratación.

4. Vigilar el horario. No salir a practicar deporte durante las horas centrales del día en las que las temperaturas son más altas. Practicar ejercicio a primera hora de la mañana o a partir de las 20 horas sería lo más recomendable. Si no nos queda otro remedio que hacer ejercicio con calor, es aconsejable reducir la intensidad.

5. Usar ropa muy ligera, transpirable y cómoda.

6. Llevar siempre gorra para proteger la cabeza y los ojos.

7. Aplicarse fotoprotector: con el calor es casi tan fundamental como hidratarse. Protegerse del sol con una crema ligera y resistente al sudor es básico, sobretodo en la cara y los antebrazos.

8. Incrementar la ingesta de frutas, que ayuda en la hidratación y reposición de sales minerales.

9. Dormir entre 7 y 8 horas. Si las altas temperaturas no nos han dejado conciliar el sueño y el descanso no ha sido el adecuado, deberíamos disminuir la duración de la actividad deportiva.

Y 10. Si hubiera que resumir todos estos consejos en uno, dice nuestra experta, lo fundamental es no intentar hacer un ejercicio para el que no estamos preparados y menos aún durante una ola de calor.