Descubren qué animal era el monstruo del Lago Ness (y no es un dinosaurio)

Un grupo de investigadores de Nueva Zelanda apuntan a que podría tratarse de una anguila gigante

Imagen de una de las supuestas fotos del monstruo del Lago Ness

Un grupo de científicos de Nueva Zelanda dijeron que las muestras genéticas encontradas en el lago apuntan a que el gran monstruo podría tratarse de una anguila gigante.

El grupo de científicos que se propuso acabar con las especulaciones sobre la posible existencia de un gran monstruo marino en el lago Ness (Escocia) ha hecho público el informe con el resultado de las más de 500 millones de secuencias de ADN detectadas en las 250 muestras tomadas del lago escocés, a 227 metros de profundidad. En un primer momento barajaban cuatro posibles teorías y dijeron que ninguna les parecía plausible. Ahora, el profesor Neil Gemmell, de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda, ha hecho públicos los resultados de los análisis y descartan de pleno que Nessy pudiera tratarse de un dinosaurio. En las muestras detectaron piel, escamas, plumas, pelaje, heces y orina. El análisis detallado de las muestras acaban con 200 años de teóricos avistamientos de grandes monstruos marinos de cuello largo.

En cambio, consideran más plausible la posibilidad de que se trate de una anguila gigante.

El profesor Gemmell explicó en rueda de prensa que "No creo que la idea del plesiosaurio se mantenga en función de los datos que hemos obtenido. Hemos descubierto 500 millones de secuencias genéticas diferentes y las hemos comparado con otros seres vivos y el resultado nos indica que la mayoría de las muestras pertenecen a una gran población de anguilas de agua dulce.

Entonces, ¿los avistamientos pueden corresponder con anguilas gigantes? en este punto, Gemmell no quiso descartar la posibilidad pero tampoco confirmarla: "Nuestros datos no revelan su tamaño, pero la gran cantidad de material existente indica que no podemos descartar la posibilidad de que pueda haber anguilas gigantes en el Lago Ness. Por lo tanto, tampoco podemos descartar la posibilidad de que lo que la gente dice que ha visto en el lago y que describen como el monstruo del Lago Ness podría ser una anguila gigante". Sin embargo, afirmó que "los buzos han afirmado que han visto anguilas que son tan gruesas como sus piernas, no sé si ha exagerado o no, no lo sé, pero existe la posibilidad de que haya anguilas muy grandes en el lago".

"Que lleguen a medir cuatro metros como sugieren algunos... bueno, como genetista pienso en que se pueden producir mutaciones y aunque una anguila de ese tamaño esté fuera de lo normal no parece imposible que algo pueda a llegar a tener ese tamaño tan inusual". Para confirmarlo, concluyó, "se necesita más investigación, por lo que, según nuestros datos, las anguilas gigantes siguen siendo una idea plausible".

La mayoría de los científicos han negado el fenómeno Nessie a lo largo de los años, descartando su existencia, basada en engaños y objetos identificados erróneamente. La imagen más famosa de Nessie fue tomada en 1934 por el coronel Robert Kenneth Wilson, pero que más tarde se reveló que era un engaño, una puesta en escena.

En el año 2016 se decidió utilizar un sobar para buscar pistas sobre el monstruo y lo encontraron. Pero era falso, fue una recreación creada para una película de "La vida privada de Sherlock Holmes", dirigida por Billy Wilder en 1970 y protagonizada por Robert Stephens y Christopher Lee.

El pasado mes de abril, un grupo de investigadores de las Universidades de Saint Andrews y Southampton llegaron a la conclusión de que el origen del mito oudo surgir después del descubrimiento de los primeros fósiles de dinosaurios, que fueron expuestos por varios puntos de Reino Unido y entre los que estaba un plesiosaurio, un reptil de cuello largo cuyo esqueleto fue descubierto en 1823 Ahí comenzó la fiebre por los dinosaurios y comenzaron a notificarse los primeros avistamientos del monstruo en el lago.

Lo cierto es que el fenómeno del monstruo del Lago Ness sigue siendo un gran negocio para las arcas escocesas y cada año cientos de miles de visitantes se acercan con curiosidad al pueblo cercano de Drumnadrochit con la esperanza de poder ver al monstruo.