El 77 por ciento de los menores de 30 años viven con sus padres

Más de tres de cada cuatro españoles menores de 30 años (el 77,7 por ciento) continua viviendo con sus padres, según un informe del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE). El presidente del organismo, Héctor Saz, ha denunciado que la realidad "poco halag~eña"de los jóvenes del país, marcada por la "exclusión del mercado laboral"y la "precariedad de los empleos". "Emanciparse es una utopía", ha asegurado Saz, que ha incidido en que la tasa de paro del colectivo se sitúa en el 55,5 por ciento y que un porcentaje alto de quienes sí tienen un empleo (el 61,2 por ciento) lleva menos de tres años en su empresa actual, de acuerdo con las cifras del estudio, correspondientes al primer trimestre de este año.

El informe de la organización señala un aumento de tres puntos, en el periodo de un año, en la tasa de temporalidad de los trabajadores jóvenes hasta alcanzar el 49,6 por ciento, al igual que un aumento de los empleos a tiempo parcial, que desempeña el 28,1 por ciento del colectivo. En relación a estos datos, la diferencia entre las condiciones de acceso a la vivienda y los ingresos y condiciones de trabajo de los jóvenes provocan, a juicio del CJE, la "imposibilidad de la emancipación"para la mayoría de ellos.

Por un lado, la compra de una vivienda requeriría, para aquellos que trabajan, una inversión media del 61 por ciento del salario medio de una persona de entre 16 y 29 años. Este porcentaje es más alto en provincias como Alava, Barcelona, Baleares, Vizcaya, Guipúzcoa, Madrid y en Ceuta, donde la inversión necesaria supera el 70 por ciento del salario medio. De hecho, el porcentaje de menores de 30 años emancipados que optan por un alquiler en lugar de compra se ha incrementado desde 2006 de un 37,9 por ciento a un 46,3 por ciento, según el informe.

El organismo ha destacado que, pese a la reducción de los precios de compra y alquiler de la vivienda que se ha producido (de un 3,76 y un 4,43 por ciento, respectivamente), "son pocas las personas jóvenes que pueden satisfacer los requisitos mínimos impuestos por las entidades financieras a la hora de conceder los escasos préstamos hipotecarios que todavía siguen formalizándose". "Unicamente el 10 por ciento de la población joven con mayores ingresos podría destinar menos del 30 por ciento de su sueldo neto a hacer frente al pago de una cuota hipotecaria por una vivienda libre", asegura el documento.

Por todo ello, Saz ha pedido al Ejecutivo que "invierta"la reforma laboral implantada en 2012 y "ponga en marcha una que garantice derechos, calidad y condiciones dignas para el empleo de las personas jóvenes".