El ministro del Interior francés defiende que «cada país tiene derecho a hacer sus leyes»

La Comisión Europea respeta la nueva reforma española

Valls y Fernández Díaz durante el acto celebrado ayer en Madrid
Valls y Fernández Díaz durante el acto celebrado ayer en Madrid

Madrid- El ministro del Interior de Francia, Manuel Valls, defendió ayer el «derecho» que tiene cada país a «hacer sus propias leyes», al ser preguntado por la ley del aborto planteada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, durante un acto celebrado en la sede de la Dirección General de la Guardia Civil donde se le entregó la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil. Aunque señaló que las declaraciones de la ministra de Derechos de las Mujeres y portavoz del Gobierno francés, Najat Vallaud-Belkacem, que tachan de «retroceso» la reforma, refleja la postura del Gobierno de François Holland. En este mismo sentido, la Comisión Europea (CE) rehusó ayer valorar el anteproyecto de Gallardón, ya que se trata de una cuestión de competencias nacionales sobre la que Bruselas no legisla. Por su parte, la ministra francesa dijo a varios medios galos que «es terrible ver que un país como España, que en los últimos años se había convertido en una pequeña referencia, en particular para los que luchan contra la violencia contra las mujeres, se esté preparando para conocer un retroceso en el derecho a disponer del propio cuerpo». Además, añadió que la amenaza a los derechos de las mujeres «no concierne sólo a España» y mostró también su inquietud por la situación de otros países como Irlanda o Polonia. De hecho, la titular francesa hizo llegar una carta al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, para expresar su desacuerdo con las medidas adoptadas. Así, durante el acto de ayer en Madrid, Valls reconoció también que puede haber posiciones y debates diferentes en los respectivos países, lo que es «totalmente normal».