La vida después de la muerte de los dinosaurios

Un estudio de la revista Science expone cómo fue la evolución de las especies tras el impacto del asteroide que acabó con los dinosaurios y refleja que la extinción de estos impulsó la expansión de los mamíferos.

Un estudio de la revista Science expone cómo fue la evolución de las especies tras el impacto del asteroide que acabó con los dinosaurios y refleja que la extinción de estos impulsó la expansión de los mamíferos.

Hace 66 millones de años un meteorito acabó con los dinosauios durante el Cretácico. Un asteroide de unos 15 km de ancho fue el causante de esta extinción masiva, al golpear la Tierra con una fuerza mil millones de veces superior a la de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Cuando el asteroide golpeó la Tierra un 75% de las especies vivas desaparecieron. No quedó ningún mamífero de tamaño mayor a una rata. Pero y entonces,

¿Cómo se llega a la vida tal y como hoy la conocemos?

La revista Science publicaba un estudio de Ian Miller y Tyler Lyson en el que se demuestra que la desaparición de los dinosaurios impulsó la expansión de los mamíferos. Los investigadores primeramente han analizado un sitio fósil, cuyo sedimento se acumuló casi continuamente durante 1 millón de años en la llanura de inundación que ahora es el sitio de Corral Bluffs, y que por tanto conserva un registro completo de la vida antigua y el medio ambiente. Ahí primeramente recolectaron 37,000 granos de polen y esporas, lo que reveló un claro marcador del impacto de los asteroides, demostrando el aumento de helechos tras el impacto del asteroide. En cuanto a los mamíferos, 1.000 años después del impacto solo existían unas pocas criaturas peludas de no más de 600 gramos. Esto se debe a que la cantidad de plantas y flores, con frutas y semillas que podían ser usadas como alimento, eran escasas. Sin embargo pasados los 100.000 años desde el impacto ya eran más del doble de mamíferos los que habitaban la Tierra. Nuevos mamíferos llegaron 100.000 años después, triplicando la diversidad de estos, gracias a la aparición de nuevos alimentos y semillas que trajo el periodo llamado "pastel de nueces", conocido así porque surgieron nuevas plantas parecidas a las nueces.

Una evolución gradual marcada por las plantas y las legumbres

Es obvio que cualquier especie se tiene que alimentar y que sin alimento las especies desaparecen o directamente no se desarrollan. Por ello, la evolución de las especies animales tras el impacto del asteroide estuvo determinada por la evolución de las plantas. Así, 700.000 años después del impacto aparecieron las legumbres y las especies de guisantes y frijoles del conocido como "período de la barra de proteínas"proporcionaron comidas ricas en proteínas que aumentaron aún más el tamaño y la diversidad de los mamíferos. En este periodo ya empezaron a habitar la Tierra mamíferos de más de 50 kilogramos, lo que supone un peso 100 veces mayor que el de las especies que sobrevivieron al asteroide. Además, el estudio refleja que hubo tres etapas de calentamiento en los cuales. En cada uno hubo cambios en las plantas que impulsaron posteriormente cambios en los mamíferos .El estudio por tanto confirma que diversos mamíferos evolucionaron sorprendentemente rápido, a pesar de tardad cientos miles de años, después de la extinción del Cretácico. Esta investigación invita a reflexionar acerca de la rapidez con que los ecosistemas podrían recuperarse de las extinciones en curso impulsadas por los humanos.