El orfeón de Miranda que cantó el «bronce» en una boda

Cinco minutos antes de que concluyese el sorteo, Noura y Elisabeth cantaron el último de los grandes, un premio muy repartido que sonrió, sobre todo, a Miranda de Ebro.

Los integrantes del Orfeón Mirandés no tardaron en descorchar el champán
Los integrantes del Orfeón Mirandés no tardaron en descorchar el champán

Se hizo de rogar, y mucho. Parecía que no iba a llegar nunca. La euforia inicial quedaba lejos, tanto que los churros ya habían dado paso al olor del cocido. A los más madrugadores ya no les hacía tanta ilusión el canturreo de los «mil euros», y los que no son tan aficionados habían perdido el interés después del Gordo. Pero en la novena tabla aguardaba el último de los «grandes». Eran las 13:22 horas, apenas quedaban cinco minutos para que concluyese el sorteo y ya habían pasado más de tres horas desde que empezase. Y salió el tercero, el del medio millón de euros por serie –y 50.000 por décimo–. Como el resto, estuvo muy repartido: Burgos, Castellón, Navarra, Valencia, Madrid, Barcelona o Asturias fueron solo algunas de las provincias en las que el 04211 repartió fortuna. La localidad con más estrella fue Miranda de Ebro, en concreto el Orfeón Mirandés. Y, cómo no, la suerte les pilló cantando. «Están en concierto y no se han llevado el teléfono. Tenían una boda en El Espino», explicó por teléfono a LA RAZÓN Maite, una de las portavoces. En total, repartieron 22 millones de euros en casi 2.000 participaciones de poco más de cuatro euros. Vamos, unos diez mil euros de premio por participación. Ellos, encantados por haber repartido fortuna entre sus seres queridos y entre todos los que apoyan el coro diariamente. «Yo me quedé con cinco participaciones, todavía no sé muy bien qué haré con el dinero», añadió Maite. Y normal, porque no había tenido aún tiempo para pensarlo; las llamadas se sucedieron hasta bien entrada la tarde. Todo el mundo quería agradecerles haber repartido suerte. «Me voy a cambiar las cortinas del salón y de la cocina», bromeó entre tanto Maite. Muy cerca, en la administración número 4 de Miranda de Ebro, el responsable, Dorian Ilazarra, no había tenido ocasión de colgar el cartel que le acredita como «creador de ilusiones». «Está todo muy revolucionado, la gente aún no ha empezado a llegar, pero el teléfono no deja de sonar», subrayó el emocionado lotero, que también presumió de no haber dejado ni un décimo del 04211 sin vender. La suerte también le llegó a él en forma de papeletas. Unos minutos después de que Noura Akrouh y Elisabeth del Carmen Roque cantarán su combinación, aún no sabía el dinero que le acababa de llover desde el Teatro Real.