Madeleine McCann podría estar viva y muy cerca de donde desapareció

Un investigador defiende que la menor podría estar secuestrada en una celda o subterráneo de una casa en el Algarve portugués

El paradero de Madeleine McCann sigue siendo un misterio diez años después de su desaparición de unos apartamentos turísticos en Praia da Luz.

El paradero de Madeleine McCann sigue siendo un misterio diez años después de su desaparición de unos apartamentos turísticos en Praia da Luz. Han sido muchas las especulaciones sobre el caso, debido a la falta de pruebas. El 3 de mayo de 2007 nadie vio nada, nadie escuchó nada. Los pocos testimonios que afirmaron haber presenciado alguna conducta sospechosa han sido descartados. La familia continúa con su lucha por saber lo que realmente ocurrió aquel día. Se ha interrogado a pedófilos británicos que estaban en la zona por aquellas fechas, se ha hablado con los trabajadores del establecimiento turístico, con los vecinos, se han rastreado varias zonas cercanas en busca del cadáver. Se han analizado vehículos, llamadas, cámaras de seguridad, se ha investigado la responsabilidad de los padres, redes pedófilas. Se ha buscado en Portugal, Reino Unido, en España y en otros países de Europa, pero todo ha llevado al mismo punto. No hay pistas sobre el paradero de Maddie. Las últimas investigaciones se centran de nuevo en el Algarve portugués, donde todo apunta a que la niña no salió de allí.

Lo cierto es que la investigación no fue bien llevada en sus inicios y los investigadores han recibido numerosas críticas. Uno de ellos, el ex inspector Dave Edgar, estuvo tres años dedicado al caso y sigue convencido de que la niña no fue muy lejos y que podría estar viva. Según publica el diario británico "Birmingham Mail", Edgar defiende que la menor fue secuestrada y llevada a algún punto del Algarve portugués por una banda de pedófilos que habría planificado durante días su plan. Para ex inspector, “hay muchas posibilidades de que Madeleine todavía está viva y podría estar escondida en algún lugar. “Cuando sales más allá de la avenida principal del Algarve hay un sinnúmero de propiedades aisladas donde podría ser recluida". Edgar cree que Madeleine podría haber sido estado todo este tiempo en una celda subterránea o en un calabozo, al igual que las víctimas de Josef Fritzl.

Si esta versión fuera cierta, Madeleine estaría a punto de cumplir los 14 años y tendría un aspecto muy diferente a la mostrada en los carteles de búsqueda.

La niñera de Maddie lamenta la torpeza de los investigadores

Por su parte, una niñera que cuidó de Madeleine ha concedido una entrevista a "Daily Mirror", en la que recuerda cómo fueron los primeros momentos tras la desaparición de la niña mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano.

La niñera se enteró por un compañero de lo que había sucedido y recordó que vio a Gerry y Kate buscando desesperadamente a la niña por la zona. "Cuando entré en el apartamento, Kate estaba llorando y sus amigos trataban de consolarla mientras Gerry miraba debajo de los coches. Creo que ni me vio". Se sentó a su lado para apoyarla, pero era inconsolable: "“Estaba llorando, casi en un estado catatónico. Gerry estaba muy angustiado. Lo único que recuerdo de él es verle mirando debajo de los coches. No puedo olvidar esa imagen".

Los investigadores "nos dijeron que iban a empezar a buscar en los contenedores. Fue en ese momento cuando nos dimos cuenta de que la situación era grave".

La cuidadora, junto con otros trabajadores del complejo Ocean Club colaboraron el la búsqueda y rastrearon contenedores y tuberías industriales que desembocaban en el mar. También recorrieron las sinuosas calles de Praia da Luz hasta las cinco de la madrugada, momento en el que les pidieron que suspendieran la búsqueda. La niñera mostró su indignación con la Policía porque, según dijo, tardaron más de 90 minutos en llegar al lugar de los hechos. Además, añadió la torpeza de la policía portuguesa echó por tierra cualquier posibilidad de encontrar a Madeleine. Sobre la investigación del apartamento, afirmó que se perdieron muchas pistas porque se contaminaron con el continuo trasiego de personas que pasaron por allí aquella noche.

La niñera recordó que cuando fue interrogada, le insistieron mucho sobre la posible responsabilidad de Kate y Gerry en la desaparición de su hija. "Les dije que no, que de ninguna manera. Que era imposible por los horarios, el lugar en el que estaban, sus reacciones..."

Sobre Madeleine, explicó que era una de las niñas favoritas de los ciudadores del Ocean Club. Tenía una niñera asignada pero fueron varios los que trabajaron con ella: "Recuerdo su carácter y temperamento. Ella era un poco tímida y muy dulce. No era nada revoltosa. Obviamente cuidábamos igual de todos los niños pero ella era el mismo cuidado a todos los niños, pero ella era una niña muy auténtica, cariñosa y muy agradable".

A pesar de que el Ocean Club era un lugar muy popular para los británicos, la cuidadora afirmó que los trabajadores lo consideraban un lugar inseguro. Nada más llegar, le sorprendio que un compañero le advirtiera de que no saliera del complejo sola. "Aquí hay un silbato antiviolación, no ir a ninguna parte solos nunca. Una chica había sufrido un ataque un año antes en Praia da Luz. No era precisamente lo que se puede calificar como un complejo familiar. Me dio la sensación de la gente no nos quería allí”.

Finalmente, la niñera volvió a defender a Kate y Gerry y les quitó toda responsabilidad sobre lo ocurrido. "Dejar a los niños estaban en los apartamentos era muy normal en este tipo de centros. No había evidencias de los padres de Madeleine descuidaran a sus hijos".