MENÚ
sábado 17 noviembre 2018
22:31
Actualizado
  • 1

La OCDE insta a España a equiparar los impuestos del diésel y la gasolina

Asimismo, propone eliminar los subsidios que estimulan el consumo de combustibles fósiles

  • La OCDE insta a España a equiparar los impuestos del diésel y la gasolina
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

02 de marzo de 2015. 13:35h

Comentada
Madrid. 2/3/2015

Los ingresos por impuestos ambientales han caído en España a uno de los niveles más bajos de Europa, un 1,6% del PIB en 2012, en comparación con el 2,4% de media de la UE. Y sin embargo, la tributación del trabajo se ha incrementado. Por ello, el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), presentado esta mañana en Madrid, recomienda que nuestro país lleve a cabo una reforma que amplíe y aumente los impuestos medioambientales. E instó, por ejemplo, a aumentar los impuestos sobre el diésel hasta al menos el nivel correspondiente a la gasolina con el fin de proteger el medio ambiente.

Asimismo, el informe apoya una reducción de la tributación del trabajo. Y es que España necesita "más y mejores ecotasas", según el informe, para ayudar a financiar infraestructuras ambientales, ahora "que van a disminuir" los fondos de la UE destinados a este campo. “Los avances hechos en materia medioambiental en España son impresionantes”, afirmó el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría. Ahora bien, “España ha de asegurarse ahora que su recuperación económica no revierta todos estos progresos realizados”.

“La implantación de estas ecotasas puede ser dolorosa, pero el mundo se mueve en esta dirección”, recordó Gurría, que instó a eliminar “las medidas fiscales y las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente como las ayudas al carbón. "Hay que desmantelar los subsidios que estimulan el consumo de combustibles fósiles", añadió. El texto alerta de que "para que las ecotasas sean efectivas habrá que fortalecer la coordinación" entre las Comunidades Autónomas y el Gobierno central.

Gurría se refiere a las mejoras alcanzadas en intensidad energética (la cantidad de energía primaria empleada para generar una unidad del PIB disminuyó un 15% entre el año 2000 y 2012 y un 5% adicional en 2013), en reducción de generación de dióxido de carbono (genera hoy un 20% menos de CO2 por unidad de PIB que en el año 2000) por el importante peso que representan hoy las renovables en la producción de electricidad y la reducción del volumen de residuos producidos per cápita. La evaluación también destaca que un 8,4% de las aguas territoriales del país cuentan con algún tipo de protección ambiental, lo cual supone uno de los niveles más altos entre los países de la OCDE. En este sentido, Gurría recordó que “el objetivo es un 10%, por lo que hay que continuar trabajando” en este campo.

Últimas noticias