Prohíben la entrada a un colegio a una madre con cáncer porque «huele mal»

Kerri y su hija Linsey
Kerri y su hija Linsey

Kerri Mascareno lucha cada día por salir adelante. Enferma con un cáncer de mama en estadio 4, toma una fuerte medicación para intentar reducir el tamaño del tumor antes de someterse a cirugía, informa "DailyMail". Pero Kerri tiene que seguir con su vida y con la de sus tres hijos. El problema es que el colegio de su hija le ha negado la entrada a causa de su fuerte olor corporal, otra de las desagradables consecuencias de su terrible enfermedad. Kerri Mascareno le dijo personalmente al director de Primaria Tierra Antigua, Robert Abney, que no podía poner un pie en el edificio. "El director me dijo que sabía que iba a herir mis sentimientos, pero que sabía de lo que estaba hablando porque su madre tuvo cáncer de mama, lo que le provocaba el mismo olor, pero que yo no puedo ir a la escuela por respeto a sus empleados", explicó a la televisión local de Albuquerque KOB4.

Aunque no todos los enfermos de cáncer de mama tienen ese fuerte olor corporal, existen muchos casos en los que está provocado por el efecto de la quimioterapia. Mascareno es consciente de que puede ser bastante desagradable, pero que "es algo a lo que que ha tenido que hacer frente desde que le fue diagnosticada la enfermedad el pasado mes de agosto".

El trato inhumano del director fue más allá y le prohibió moverse por la escuela, incluso le llegó a decir que tendría que esperara a su hija en el coche porque "me podía oler a través de la ventana", añadió. La discriminación de Abney llegó hasta tal punto que le dijo que podía acudir a la comida de del día Acción de Gracias con su hija en el colegio, pero que deberían almorzar en su despacho.