Un «Airbnb» para perros, la alternativa a las residencias

Gudog, DogBuddy, Holidog y Pet and Net son algunas «apps»

El equipo de Gudog se formó en el año 2012 y actualmente cuenta con más de 11.000 cuidadores respartidos por todo el país
El equipo de Gudog se formó en el año 2012 y actualmente cuenta con más de 11.000 cuidadores respartidos por todo el país

Gudog, DogBuddy, Holidog y Pet and Net son algunas «apps».

Lucía vive en Madrid junto a su labrador, Bruno. Mañana se va a pasar unos días al extranjero y tiene que buscar a alguien que pueda cuidar de su compañero durante estos días. Esta vez no tiene dudas. Lucía se mete en su perfil de Gudog y mira los cuidadores más cercanos y los comentarios de los últimos usuarios que han utilizado la aplicación. Con tan solo un «click» ya tiene a alguien que esté pendiente de Bruno durante su ausencia. «No quería dejar a Bruno en una residencia canina porque quería algo más personal. Entonces, una amiga me sugirió que me registrase en alguna de las plataformas que conectan a cuidadores con personas que, como yo, tienen que dejar a sus mascotas al cuidado de alguien. Cuando me lo explicó, no entendía mucho en que consistían. Entonces ella me dijo: “Son como una especie de Airbnb, pero para mascotas”. Y me decidí a probarlo».

La aplicación Gudog surgió en el año 2012 de la mano de Loly Garrido y actualmente cuenta con más de 11.000 cuidadores repartidos por toda España. Además, se ha extendido a otros países europeos como Francia, Reino Unido y Alemania. Tal y como explica Deborah Benhamou, responsable de comunicación de Gudog, «lo que se pide a los aspirantes a cuidadores es ser mayores de edad, tener experiencia previa en el cuidado de perros y disponibilidad. Es así como nos encontramos con muchos perfiles que tienen algún tipo de formación específica en el ámbito canino (auxiliares de veterinaria, etólogos, adiestradores...). Aunque no se trata de un requisito obligatorio, siempre es un plus. También tenemos cuidadores que, por su profesión, pasan muchas horas en casa y así aprovechan para tener la compañía de un perro que, de no existir Gudog, se habría quedado solo en el hogar familiar», argumenta.

Lo que sí es una realidad es que las aplicaciones móviles han revolucionado nuestra vida social. Pero no solo la nuestra, sino también la de las mascotas. Al igual que Gudog, existen más plataformas que conectan a dueños y cuidadores: DogBuddy, Holidog y Pet and Net son las más conocidas. Pero algunas de ellas no solo se dedican al cuidado de perros, sino que, incluso, ponen a disposición de los usuarios cuidadores de gatos, caballos, hurones o peces, como es el caso de Pet and Net.

Irene Montes lleva cinco años siendo cuidadora en Gudog: «Conocí la aplicación a través de una amiga, y estoy muy contenta, porque siempre he querido tener un perro. Esto es como tener uno propio. Además, a mí me encanta caminar, y hacerlo acompañada de un perro es mucho mejor. Por no hablar de que ya tengo clientes perrunos que pasan mucho tiempo conmigo y me da mucha pena cuando se van», explica Irene. Aplicaciones como Gudog o DogBuddy son una alternativa a las residencias caninas y cada vez son más los usuarios que apuestan por este tipo de cuidado para sus mascotas. «En estos últimos años, yo he notado que se ha incrementado el número de clientes que contactan conmigo a través de la app para que cuide de sus perros. Muchas de ellos prefieren este servicio porque la atención es mucho más personalizada, ya que, por ejemplo, en mi caso, casi nunca cuido a más de un perro a la vez. Al final, es como si los animales estuvieran en sus propias casas, y no solo eso, sino que procuro enviarles fotos o vídeos de los perros a sus dueños para que vean cómo están», señala Montes.

Santiago Ballestero comenzó a usar Gudog hace un año y medio. Fue entonces cuando se decidió a dejar a su perro de aguas español, Hook, con un cuidador de la compañía. Unos meses más tarde, Santiago no dudó en registrarse en la web e inscribirse como disponible para abrir las puertas de su hogar a un nuevo amigo de cuatro patas. «Fue por la experiencia tan buena que tenía con Hook. Veíamos que cada vez que lo dejabámos con un cuidador, volvía contento. Me dije, ¿por qué no probar como cuidador? Y así empecé». Una forma de combinar trabajo y hobby o de disfrutar de la compañía de los animales sin necesidad de tener uno propio: «Yo estoy muy contento, porque esto me permite tener un ingreso adicional al de mi trabajo, además de poder compartir mi pasión por los perros. A Hook le permite tener algún compañero los fines de semana con el que poder jugar. Al final, ganamos todos», explica.

Este tipo de aplicaciones, además, ofrecen los servicios de guardería de un máximo de diez horas y de pasear a las mascotas durante una hora, aproximadamente. La tecnología avanza, y aunque en ocasiones queramos huir de ella, la facilidad del «click» es capaz incluso de convencer a nuestras mascotas.