Actualidad

Un ingeniero madrileño fabrica prótesis en 3D para los más necesitados

"Ayudar es muy fácil como para no hacerlo", repite Guillermo. Convencido de esto, creó un proyecto denominado Ayúdame3D en el que ofrece trésdesis de brazo a personas sin recursos de cualquier parte del mundo.

"Ayudar es muy fácil como para no hacerlo", repite Guillermo. Convencido de esto, creó un proyecto denominado Ayúdame3D en el que ofrece trésdesis de brazo a personas sin recursos de cualquier parte del mundo.

Publicidad

Guillermo Martínez, un ingeniero español de 23 años, ha conseguido que muchas personas vuelvan a sonreír. Lo hace mediante la impresión de prótesis en 3D que empezó fabricando en su habitación y que hoy entrega de forma gratuita a personas de todo el mundo que no puedan pagar por ellas.

Sus primeros diseños fueron usados en Kenia. Todo empezó cuando en enero del año pasado, este joven, que es diseñador de juguetes, compró una impresora en 3D por menos de 150 euros en el que imprimía objetos de decoración hasta que se topó con un archivo de prótesis en 3D de descarga libre. Así, empezó a hacer pruebas hasta que un día, tras varios intentos y tras haberse contactado con una ONG en Kenia, consiguió imprimir una prótesis completa para personas sin codo.

Publicidad

Algunas semanas después, cuando terminó su carrera, Guillermo viajó a Kenia con algunos modelos de prótesis impresas que le regaló a varias personas que previamente le habían dado sus medidas. Uno de ellos fue Phillip, un profesor de inglés que 11 años antes había perdido su mano en un accidente. Hoy Phillip puede usar ambos brazos y planea comprarse pronto un coche.

Publicidad

"Ayudar es muy fácil como para no hacerlo", repite Guillermo. Convencido de esto, creó un proyecto denominado Ayúdame3D en el que ofrece trésdesis de brazo a personas sin recursos de cualquier parte del mundo.

Ahora Guillermo trabaja en la investigación de nuevas prótesis y ortesis para mascotas, tecnologías sensoriales para brazos robóticos a distancia, domótica en el hogar, inteligencia artificial y realidad aumentada. Otro de sus proyectos es Chemobox, cajas de superhéroes para tapar bolsas de quimio de niños y niñas en hospitales.

"Sigo investigando y disfrutando aprendiendo, pero no siempre puedo permitirme los conocimientos que quiero conseguir ni los materiales necesarios para seguir aprendiendo", escribe Guillermo en una de las páginas web en donde pide donaciones para continuar con sus proyectos.