Una mujer deja que su «camello» viole a su hija a cambio de droga

Además suministró heroína a la menor como recompensa en varias ocasiones

April Corcoran, de 32 años, ha sido condenada por la corte de Ohio a 51 años de prisión por haber permitido que un traficante abusara sexualmente de su hija de 11 años a cambio de drogas.

April Corcoran, de 32 años, ha sido condenada por la corte de Ohio a 51 años de prisión por haber permitido que un traficante abusara sexualmente de su hija de 11 años a cambio de drogas. Como recompensa, en ocasiones, ofreció heroína a la niña, que una de las veces acabó vomitando.

Así de crudos son los hechos de los que Corcoran se ha declarado culpable en el juzgado del condado de Hamilton. La juez Leslie Ghiz le comunicó su decisión y le recriminió a la acusada que "no mostró ningún tipo de misericordia", a la que condeno por complicidad en la violación, en la trata de seres humanos y por poner en peligro la integridad de la niña. "Puedo decir honestamente que, en los tres años y medio que llevo en el cargo, esto es, con mucho, la peor cosa que ha pasado por este tribunal", dijo Ghiz, que está acostumbrada a despechar todo tipo de delitos, desde robos a agresiones de personas adictas a la heroína.

La magistrada le dio la oportunidad a la madre de leer una carta en la que reconoce que "fui egoísta y tomé decisiones horribles que le afectarán (a la niña) el resto de su vida. Estoy consumida por la culpa y la vergüenza"

Los hechos se produjeron entre febrero y junio de 2014, periodo en el que la niña fue sodomizada, violada, forzada a realizar sexo oral y grabada en vídeo por el traficante de Corcoran, en la propia casa de campo de Washington de la condenada.

Uno de los momentos más tensos de la vista fue durante la intervención de la madre de Corcoran y abuela de la niña: "Fue horrible. ¿Cómo podía su madre hacerle eso? Yo no sé si mi nieta va a ser capaz de tener una vida normal", lamentó. La niña tiene ahora 13 años y vive fuera del estado con su padre y su madrastra.

Shandell Willingham, de 42 años, se enfrenta a los mismos cargos que Corcoran, pero ya se encontraba en prisión por posesión de drogas y posesión de pornografía infantil tras ser detenido en Indiana. El mes pasado fue trasladado al Condado de Hamilton y tendrá que comparecer ante la juez el 10 de agosto para conocer la nueva sentencia por haber abusado de la menor.