Así pueden los ladrones duplicar tus llaves de casa con este nuevo método

Sin darte cuenta puede que, durante el tiempo que estás trabajando o viajando, irrumpan en tu hogar tan sólo usando un móvil y una grabadora

Si bien es cierto que las cerraduras inteligentes son mucho más seguras que las tradicionales, también lo que que su uso es muy reducido en España. O dicho de otra forma, casi todos seguimos abriendo nuestras puertas con la llave de siempre. Lo que nos vuelve más vulnerables a los robos que los que tienen esos sistemas digitales incorporados. Y eso es algo con lo que cuentan los ladrones, que siempre encuentran la forma de manipularlas. Sin embargo, tras el descubrimiento anunciado por la Universidad de Singapur, ahora lo tienen incluso más fácil.

Para ello, tan sólo necesitan un teléfono móvil y una aplicación para grabar sonidos. Este sistema se conoce como SpiKey y funciona con las cerraduras de tambor de pines, esto es, aquellas que necesitan una llave de sierra de toda la vida. De tal modo que, cuando ésta ya está insertada, empujará los seis resortes a diferentes alturas, y tras alinearlos, permitirán que el tambor gire y desbloquee la cerradura. Se trata, por tanto, de uno de los tipos de cerraduras más comunes en España, lo que hace que este nuevo método sea especialmente preocupante.

El ataque tiene como punto de partida el el ruido que hace la llave al introducirse dentro de la cerradura. Así, con una simple grabación de ese sonido, pueden establecer su patrón. “Cuando una víctima inserta la llave en la cerradura, emite un sonido que es capturado por el micrófono del atacante”, recoge el estudio. Según su investigación, este sistema es capaz de reducir el número de llaves candidatas de 330.000 a tan sólo tres. A continuación, tan sólo tendrán que imprimir el diseño de los modelos obtenidos y probar.

Estos pequeños sonidos que realizan las llaves en una cerradura son de baja frecuencia, por lo que la app que utilizan está completamente adaptada para poder captarlos y eliminar cualquier tipo de ruido ambiental que los pudiera alterar.

Ahora bien, tal y como revelan, hay una limitación a tener en cuenta: se requiere que la llave se inserte a una determinada velocidad constante para obtener los datos correctamente y, después, aplicar ingeniería inversa al sonido. De lo contrario, sus posibilidad de éxito se reducen exponencialmente. “El atacante debe seguir los siguientes pasos para desplegar Spikey. Primero, asumimos que el atacante conoce el tipo de cerradura y de llave con un examen externo. Segundo, asumimos que la velocidad con la que la víctima introduce la llave no varia durante el recorrido”, apuntan.

Por lo tanto, si quiere mantenerse a salvo de este nuevo método, lo mejor es que introduzca la llave con diferentes movimientos, de tal modo que no puedan captar su patrón. Eso, o cantar su canción favorita. Es lo único que hará que la grabación no sea exitosa.