Qué tengo que saber de la publicidad en medios para que no me engañen

Según un análisis llevado a cabo por Neuromedia, “recibimos un impacto publicitario cada 10 segundos, lo que equivale a 6.000 impactos diarios”

Usuario de Facebook en un ordenador.
AUSTIN DISTEL / UNSPLASH
13/01/2022
Usuario de Facebook en un ordenador. AUSTIN DISTEL / UNSPLASH 13/01/2022 FOTO: AUSTIN DISTEL / UNSPLASH AUSTIN DISTEL / UNSPLASH

Si algo tenemos claro es que a lo largo de los años han ido apareciendo nuevos soportes y fórmulas de segmentación de audiencias e incremento de las adquisiciones online. Poco a poco, estos cambios han hecho que en este caso la publicidad haya creado cierto vínculo con los medios de comunicación y, cómo no, los medios digitales.

Según un análisis llevado a cabo por Neuromedia “recibimos un impacto publicitario cada 10 segundos, lo que equivale a 6.000 impactos diarios”. Sin duda, la publicidad nos acompaña en nuestro día a día y sin darnos cuenta, nuestra mente genera recuerdos o simplemente palabras o frases que provienen de la publicidad.

Los medios de comunicación vivimos la evolución de la publicidad, de papel a digital. Estamos en el medio de una situación de cambio constante. Una evolución marcada no solo por los anunciantes sino también por las personas que consumen las noticias y la información. Personas con un mayor conocimiento y con un criterio que cada vez se posiciona como antagonista al consumo publicitario.

En el caso de LA RAZÓN, estamos en un momento de evolución convirtiéndonos en un medio multicanal, con una apuesta fuerte por el contenido digital (web y redes sociales). Para conseguir este objetivo, necesitamos la publicidad y apostamos por ella. Una publicidad segmentada que nos permite ofrecer a los lectores de LA RAZÓN recibir un contenido publicitario enfocado a sus necesidades como consumidor. Apostando así por una publicidad de contenido, adaptada a nuestro medio y que promueve hábitos de consumo saludables.

¿Desde LA RAZÓN hacemos Clickbait? Quizás algo parecido. Publicamos titulares y subtitulares llamativos, y tratamos de que tengan gancho para conseguir una mayor cantidad de lectores. Queremos ser atractivos para aumentar nuestra audiencia, pero hacerlo sin olvidar nuestra naturaleza informativo.

El clickbait, entendido como un anzuelo, como una puerta de entrada a nuestra web, no tiene por qué ser una mala práctica. Puede utilizarse a través de cualquier canal de comunicación, incluso sin uno darse cuenta de que lo emplea en una conversación formal o informal. Lanzar un mensaje como “Ya te contaré” y dejar a la otra persona intrigada. Algo parecido sucede en los medios digitales, donde los lectores no pueden resistirse en ocasiones a dar click sobre un titular que les ha llamado la atención.

Si uno ha accedido a la noticia, información, artículo; o bien ha dado un like o compartido… ya hemos hecho una parte de nuestro trabajo porque, como bien saben, la publicidad es una de las fuentes de ingreso de los medios de comunicación y gracias a esta podemos seguir haciendo noticias cada día.

Si por un instante se siente engañado o engañada, si usted siente que como lector se ve atacada tu inteligencia, desde LA RAZÓN le invitamos a acceder a la noticia y a continuar leyendo. El titular es solo una de las partes que conforman la noticia.

El Clickbait es una estrategia más del lenguaje de internet, el uso de este es imprescindible para competir. Pero el consumo de medios que usted hace solo está en sus manos. No hay nada negativo en usar el clickbait, o algo parecido al clickbait, siempre y cuando ese anzuelo venga acompañado de un contenido satisfactorio, sea por su calidad, sea por su interés.