Actualidad

Claves para mejorar tu conexión a Internet en términos de velocidad

En la actualidad Internet es utilizado para multitud de fines. Así lo ejemplifican los españoles, quienes a diario acceden a la red para consultar información, reproducir contenidos multimedia, comprar productos sin moverse de casa y llevar a cabo tantas otras acciones de la manera más cómoda posible. Sin embargo, la rapidez no siempre es la deseada por los usuarios.

Probablemente en alguna ocasión te has dado cuenta de que los tiempos de espera para cargar páginas webs o navegar por otros entornos virtuales son excesivos. Reducirlos está en tus manos, debiendo poner en práctica las recomendaciones que leerás a continuación para efectuar una completa optimización de tu conexión que dé pie a una agilidad pasmosa independientemente de los contenidos online a los que accedas.

El primer paso consiste en hacer un test de velocidad

Antes de aplicar las claves que seguidamente serán descritas es fundamental que sepas exactamente de cuántos Mbps dispones. Para tal fin lo más sencillo es hacer un Test de velocidad que en menos de un minuto te proporciona los resultados en cuestión, abarcando la rapidez tanto de subida como de bajada.

Para que la cifra obtenida sea lo más fiel posible a la realidad es recomendable llevar a cabo el test en repetidas ocasiones a lo largo del día, calculando así la media con tal de que puedas hacerte una idea de lo que es capaz de dar de sí tu conexión a Internet.

Cable: mejoría instantánea

En plena era digital los cables están quedando relegados a un segundo plano. Cada vez son más numerosos los dispositivos y elementos electrónicos en general que funcionan inalámbricamente, aunque es innegable que la disposición de un cable aporta una serie de ventajas impagables. En el caso de las conexiones a Internet, de hecho, su uso es aconsejable por parte de todos los usuarios que no están satisfechos con la velocidad.

Es posible que de vez en cuando experimentes acusados descensos e incluso microcortes producidos por la imposibilidad de que la señal inalámbrica se transmita de manera correcta, conllevando que no puedas disfrutar al cien por cien de las diversas experiencias online. Ello es fácilmente evitable haciendo uso del cable, una acción que proporciona una mejoría inmediata.

Por este motivo conviene dotar de conexión por cable a todos los dispositivos hogareños que admitan esta vía de red por medio del oportuno conector Ethernet, desde el ordenador portátil o de sobremesa hasta la videoconsola utilizada no solo para jugar online, sino también a modo de centro multimedia streaming. Adicionalmente, al decirle adiós al Wi-Fi evitarás la posibilidad de que otros individuos penetren en tu red ocasionando un gran descenso de la velocidad global.

Opta por un router mejor

Generalmente los consumidores tienden a pensar que la velocidad de la conexión a Internet y la calidad general de la misma depende exclusivamente de la compañía telefónica encargada de proporcionar la línea. En gran medida es cierto, pero también entra en juego otro factor clave: el router utilizado para brindarle red a todos tus dispositivos hogareños.

Generalmente aquellos routers que ya tienen a sus espaldas una considerable cifra de años de antigüedad ofrecen un rendimiento inferior en comparación a aquellos que han sido lanzados recientemente al mercado. Adquiriendo un modelo nuevo fabricado por una compañía de gran prestigio a nivel internacional puedes beneficiarte de un notable incremento, palpándose la mayor rapidez en todas las acciones online que efectúes a partir de entonces.

Otros consejos muy útiles

El test de velocidad te da una cifra adecuada, has cambiado el router y disfrutas de una conexión por cable. Aun así, ¿la velocidad sigue sin convencerte? En tal caso debes ir más allá en el proceso de optimización, llevando a cabo determinadas acciones que exigen unos mínimos conocimientos de informática.

La primera de ellas se resume en cerciorarte de que ningún proceso en segundo plano está consumiendo parte del ancho de banda. Al hacer uso de ordenadores es habitual que determinados programas o servicios permanezcan activos sin que te percates de ello, acarreando que la velocidad disponible para el resto de tareas en línea sea muy inferior. Tras detectar este tipo de procesos y cerciorarte de que son totalmente prescindibles basta con cerrarlos para recuperar la rapidez habitual.

Conviene destacar el hecho de que determinados procesos son indetectables, especialmente aquellos considerados como maliciosos. Es por este motivo que también conviene emplear un buen antivirus que sea capaz de acabar con cualquier tipo de amenaza que ralentice la conexión, dando pie así no solo a una mayor velocidad, sino también a un equipo mucho más seguro en todos los sentidos.

Poniendo en práctica todos los consejos sacados a colación gozarás de una velocidad óptima en cualquier momento del día que te permitirá disfrutar al máximo de la red de redes que tantas posibilidades ofrece a todos los usuarios.