RTVE se toma la justicia por su mano con «Yrreal»

La nueva serie convierte a Angy y Veky Velilla en dos justicieras contra las desapariciones

Angy Fernández y Veky Velilla
Angy Fernández y Veky Velilladiego lopez calvin

No todos los héroes llevan capa, pero ahora sí mascarilla. «Yrreal », ya disponible en RTVE.es, narra las locuras de dos enmascaradas que deciden tomarse la justicia por su mano. La serie es difícil de catalogar, mezcla animación con imágenes reales y tiene cierto recuerdo al «true crime». La historia podría ser real, un nuevo caso de una joven desaparecida a quien su familia busca manteniendo titánicamente la esperanza. Mientras, el principal sospechoso queda en libertad por falta de pruebas. Angy Fernández y Veky Velilla se ponen en la piel de estas justicieras. corresponde a cada espectador catalogarlas de heroínas o no.

Aunque las dos protagonistas no vuelan ni lanzan telarañas, la estética y el espíritu de «Yrreal» es el de una película de superhéroes, que buscan hacer justicia pero también su minuto de gloria y venganza. «Nos hemos sentido un poco Marvel. Hay dos peleas maravillosas que tuvimos que ensayar con especialistas durante un día entero. Tienes tanta adrenalina que no te das cuenta del cansancio fisico que supone y cuando llegas a casa te sientes agotada».

Hace una semana Veky hacía su debut en «La Resistencia». «Por mucho que veas el programa, la experiencia siempre supera las expectativas. Se me pasó volando, casi no hicimos ni promo, pero nos daba igual. Te meten en una energía tan cómoda, que de repente te ves en la tele pero hablando como con colegas».

Para ellas el hecho de que los dos personajes protagonistas sean femeninos no quiere decir que los hombres no puedan convertirse en referentes contra la violencia de género: «Cada vez hay más hombres que lo hacen», asegura Angy. «Pero evidentemente seguimos recibiendo comentarios intolerables», remata la actriz. «Yo creo que ellos cada vez son más capaces de empatizar con nosotras pero no tanto como una mujer», dice Veky.

El estreno de esta serie coincide con el auge del «true crime». Yo soy muy asidua a ese tipo de documentales y también me genera el dilema moral de si realmente es necesario verlos. Pero creo que es bueno que conozcamos la realidad de los familiares sin caer en el morbo», reconoce Angy. «También me genera la impotencia de no poder hacer nada por evitarlo. ¡Lucía (su personaje) sí podría!».