Padilla recibe el alta: «Es consciente de que ha sido un milagro»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Su apoderado Diego Robles narra a La Razón la última hora del estado del torero, ya en su casa, tras el percance de ayer.

El torero de Jerez ya se encuentra en casa, en Sanlúcar, desde que le dieran ayer el alta en el Hospital de Ávila sobre las 3:00 de la madrugada tras realizarle un TAC y un scanner, cuyos resultados fueron favorables y descartaron cualquier lesión interna y en principio también las posibilidades de conservar algún tipo de secuela en el futuro. El diestro sufría ayer en Arévalo (Ávila) una cornada cerca de la sien derecha que le arrancó parte del cuero cabelludo.

Su apoderado Diego Robles tranquiliza asegurando que “él se encuentra físicamente bien, sin dolores severos y sobre todo afortunado, al ser consciente de que ha sido un milagro que todo haya quedado en un golpe, especialmente, por la zona tan delicada en la que se produjo la herida”. A pesar de los favorables resultados, todavía queda la evaluación y el seguimiento de su médico maxilofacial, que le trata desde 2011, y que estudiará los plazos de recuperación necesarios, por lo que todavía se desconoce si será posible su presencia el próximo viernes en su despedida de la Feria de San Fermín.

Dicen que San Fermín protege a corredores y toreros que durante estos días se atreven a ponerse delante de un toro. Pero ayer se demostró que la protección del patrón de Pamplona se extiende más allá de dicho territorio. Concretamente su manto llegó ayer hasta la localidad de Arévalo (Ávila). Donde una jornada festiva rematada con una atractiva corrida de toros estuvo muy cerca de acabar en un episodio más negro del que finalmente fue. El diestro jerezano Juan José Padilla, que compartía cartel con Morante de la Puebla y Miguel Ángel Perera, resultó cogido de forma espeluznante al caer sobre la arena tras banderillear «al violín» al cuarto toro de la tarde, del hierro de Garcigrande, que le soltó un derroté que le arrancó parte del cuero cabelludo a la altura de la sien derecha. El diestro fue trasladado con urgencia por subalternos y compañeros a la enfermería de la plaza, donde se le trató y suturó la herida. Posteriormente fue conducido al hospital, donde se le ha realizado todo tipo de pruebas para descartar lesiones de mayor gravedad.

Ya desde el complejo su apoderado Diego Robles describía el estado del torero con cierto alivio: «Todo parece haber acabado en un susto y una imagen desagradable. Pero todavía se le están realizando pruebas», afirma con prudencia. El Ciclón de Jerez está anunciado en Pamplona el próximo viernes 13, pero a pesar de que todo ha sido más leve de lo que inicialmente parecía, su hombre de confianza no se atreve a garantizar todavía su presencia allí.

Efe