Rubén Pinar: «En las grandes apuestas hay mucho que perder»

El diestro de Albacete vuelve este domingo a la feria de su tierra y lo hace en solitario por primera vez en su carrera. Será en el inicio del ciclo, que se extiende hasta el próximo día 17 de septiembre

El torero Rubén Pinar
El torero Rubén Pinar

Este domingo 8 de septiembre arranca la feria de Albacete con la actuación de su «hombre récord». Siete Puertas Grandes y tres premios como triunfador le avalan como merecedor de una oportunidad para agrandar su historia en «La Chata», una tarde con seis toros de distintas ganaderías (La Quinta, Victorino Martín, El Tajo y la Reina, Alcurrucén, Daniel Ruiz y Garcigrande). Tras esta gesta el nacido en Tobarra (Albacete) ya tiene otros retos en la cabeza, como esa gran tarde en Madrid que le falta y que podría llegar muy pronto, tanto como el próximo día 15. Un mes de septiembre que lo puede significar todo para su futuro.

–Hasta el mismo alcalde de Albacete, Vicente Casañ, acudió a la presentación oficial de esta cita, ¿siempre ha sentido tan de cerca el apoyo de su ciudad?

–Sí, pero de menos a más. Poco a poco mi tierra me ha ido entregando ese cariño incondicional. Las cosas allí han salido muy bien y ya era de justicia aumentar la apuesta.

–¿Tiene la sensación de que le ha costado más de lo normal conseguir esta oportunidad en «su plaza»?

–Todo cuesta, y como torero mucho más. Creo que me está condicionando la falta de suerte en Madrid. He estado en corridas muy duras y no llega el triunfo importante que todos necesitamos. Pero gracias a otras plazas y a Albacete, mi bastión, he conseguido sobrevivir y remontar mi carrera.

–Es la primera vez que va a matar seis toros en solitario, ¿cómo se mentaliza?

–Creo que la clave es salir entregado desde el primer minuto y no relajarte porque un toro no embista. Tienes que vaciarte en cada uno de ellos.

Después de haberlo conseguido todo en Albacete, ¿siente que tiene más que perder que ganar?

-En las grandes apuestas siempre hay mucho que perder, pero confío en la rotundidad. Voy con la idea de que sea una gran tarde y los toros ayuden.

–¿Después de hacer el más difícil todavía no tiene uno miedo al «y ahora qué»?

–No, porque tengo muy clara esa respuesta. Sé que lo que necesita mi carrera es un triunfo en Madrid. Son muchos años dando la cara en Las Ventas, pero me ha faltado ese toro que me ayude a dar el salto a las ferias. Vuelvo el próximo día 15 –con Fernando Robleño y Javier Cortés, ante los toros de Baltasar Ibán y Pedraza de Yeltes-. Ojalá este septiembre sea clave para mí.

–¿Se siente identificado con casos como el de Juan Leal -torero que después de años de lucha ha conseguido entrar en las ferias de este verano tras un triunfo en Madrid-?

–Sí, sobre todo cuando son merecidos como el suyo. Sé que lo que ganas en la plaza difícilmente te lo pueden arrebatar.

–¿Qué haya tantos toreros dispuestos a actuar en solitario es un buen síntoma de la salud del escalafón?

–Sí, demuestra entrega total a tu profesión y a la afición. Te pones a prueba al límite. De hecho, yo siempre pienso en el aficionado. Por eso propusimos que la tarde de Albacete fuese con toros de distintas ganaderías. Pensábamos que ya que se van a encontrar al mismo torero, que al menos haya variedad en los toros.

El perfil

El matador de 29 años, con 11 de alternativa, atraviesa su mes más crucial. Después de su desafío en Albacete volverá a Madrid, donde resultó cogido grave en la Feria de Otoño, donde no estará este año. El 15 de septiembre, su próxima oportunidad.