Toros

Sebastián Ritter abandona el hospital diez días después

El colombiano se recupera ya en su domicilio de la grave cornada que sufrió el pasado 10 de junio en Las Ventas

El Hospital Fraternidad se queda así vacío de toreros después de que al menos 7 (heridos graves) hayan ocupado sus habitaciones. Sebastián Ritter era el último que quedaba ingresado en sus instalaciones después de sufrir una grave cornada de 20 cm en el gemelo con amplio destrozo muscular y que le lesionó la vena safena interna. El colombiano era herido en la tarde siguiente a la gravísima cornada de Román y en la que era su única comparecencia en el serial madrileño, ante toros de El Ventorrillo.

Publicidad

A través de un comunicado, el diestro ha querido agradecer la atención recibida por el Cirujano Jefe de la Enfermería de Las Ventas, Máximo García Padrós, y a todo su equipo, como el cariño recibido por los aficionados que le han trasladado sus muestras de afecto. También se ha acordado «de todos aquellos compañeros, aún convalecientes, que se han acercado a visitarle en estos días, como Manolo Venagas, Fortes, Gonzalo Caballero y Román».

Con este alta hospitalaria (y después de las de Víctor Hugo y Pablo Aguado) se echa el cierre definitivo al San Isidro más traumático de los últimos años, en el que se ha superado el número de heridos graves que sumaban las dos ediciones anteriores.