Valentín Luján, «con dolores pero sin fiebre»

El banderillero de Alejandro Talavante evoluciona favorablemente de la grave cornada en la ingle que recibió ayer en Madrid

El banderillero, segundos después de resultar herido
El banderillero, segundos después de resultar herido

Su matador salió a hombros de Las Ventas y a él tuvieron que llevarle en volandas hasta la enfermería de la misma plaza de toros. La cara y la cruz del toreo. Horas más tarde, desde la Clínica La Fraternidad, llegan buenas noticias: «Valentín está bien, ha empezado a mover el intestino y, aunque ha tenido algunos dolores, no tiene fiebre; se encuentra en la habitación y es cuestión de tiempo que se recupere», aclara el doctor Máximo García Padrós, cirujano jefe de la plaza de toros de Madrid.

Sin embargo, cuando Luján llegó a las manos del doctor, la impresión era otra: «Estaba compungido, pues el pitón entró en la zona del peritoneo y es un cuadro muy serio; además, había perdido como medio litro de sangre por la herida y tenía unos destrozos importantes», describe Padrós. La recuperación es positiva pero lenta; por ello, «hasta el martes o miércoles no se le retirará el drenaje». Muchos días para el torero que, animado, le preguntó al doctor «si puede torear el próximo 30 en Granada». Algo «imposible».

Por otra parte, el doctor García Padrós también ha pasado consulta a Iván Fandiño: «Parte del drenaje le ha sido retirado y ya da paseos por la planta del hospital y mueve la rodilla», indica el facultativo. No obstante, todavía es difícil fijar una fecha para recibir el alta hospitalaria. «A priori, el mismo lunes, cuando se le retire todo el drenaje, o el martes podría abandonar el centro, pero nunca se sabe», explica el galeno.

El de Orduña, por su parte, «tiene como objetivo torear el día siete de junio en Las Ventas», asegura su apoderado, Néstor García. Pero «el problema de la cornada, además de la herida, son los daños musculares, que han sido muchos», señala. Así, el tiempo será quien decida.