Nostalgia de los años 90

Playz, el espacio de contenidos digitales de RTVE, estrena «Colegas», una webserie que recupera el espíritu de ficciones como «Al salir de clase» y «Compañeros».

De izda. a dcha., Lara de Miguel, Manuel Feijóo, que fue el que impulsó esta serie, y Julián Ruiz, al que se le pudo ver en «Compañeros» y «Farmacia de guardia»
De izda. a dcha., Lara de Miguel, Manuel Feijóo, que fue el que impulsó esta serie, y Julián Ruiz, al que se le pudo ver en «Compañeros» y «Farmacia de guardia»

Playz, el espacio de contenidos digitales de RTVE, estrena «Colegas», una webserie que recupera el espíritu de ficciones como «Al salir de clase» y «Compañeros».

La corporación pública ha entendido que los contenidos dirigidos principalmente a la audiencia juvenil tienen mucho más recorrido si se emiten a través de internet –puesto que los veinteañeros son unos nativos digitales– en vez de optar por proyectarlos a través de los canales convencionales. Así, el estreno de «Colegas» es en Playz, la plataforma que se puede ver en ordenador y compartir en las redes sociales. La paradoja, o no tanto, es que su público potencial ronda los 40 años, ya que la comedia es un homenaje a todos los actores que disfrutaron de la fama, aunque fue efímera para la mayoría de ellos, gracias a producciones como «Al salir de clase» (1997-2002) y «Compañeros» (1998-2002). Muchos están presentes en la serie, como Manuel Feijóo, Julián González, Daniel Huarte, Lara de Miguel y Rafael Reaño, a los que se suman Fernando Gil, Enrique Villén y Soy una pringada, que se ha convertido en una de las «youtubers» más famosas.

«Es una comedia ácida, madura y nostálgica que juega con la fina línea que hay entre la realidad y la ficción. Muchos de los personajes se llaman como nosotros y algunas de las experiencias que se muestran en la serie las hemos vivido alguno en carne propia», afirma Feijóo.

El reencuentro

Es tan calcadita a ellos que «Colegas» pone el foco en un grupo de intérpretes que triunfaron hace dos décadas en una ficción y cuyas trayectorias han resultado divergentes: mientras unos se han convertido en unas estrellas, otros se han quedado en el camino a pesar de haber intentado hacerse un nombre. Para saldar una cuenta con su malogrado destino, uno decide contactar con sus ex compañeros para reunirse de nuevo al estilo –otra referencia televisiva que no será ajena para el espectador– de «OT: el reencuentro». Lo hacen en un campamento en el que, inconscientemente, quieren recuperar aquella juventud (qué mal suelen salir esas experiencias de amigos que se reúnen pasado el tiempo para recordar aquello que fue) y también saldar una cuenta con el pasado. «Allí se enfrentan con sus fantasmas», dice De Miguel, que afirma que es «una comedia agridulce». La producción tiene tantos guiños a aquella época que recuperan portadas, con los personajes ficticios de esta serie, de revistas para adolescentes tan emblemáticas como las desaparecidas «Súper Pop» –su primer número se publicó en 1977 y salió por última vez a la venta en 2011–, «Teleindiscreta» y «Ragazza».