Paquita Salas ganará OT 2018 (no Natalia ni Famous)

  • Fotograma de la serie «Paquita Salas»
    Fotograma de la serie «Paquita Salas»

Tiempo de lectura 5 min.

06 de diciembre de 2018. 04:43h

Comentada
Pedro del Corral/ Elena Genillo.  6/12/2018

Paquita Salas ganará OT 2018. Lo hará porque ella no es solo un personaje más. Es un alud de desvergonzonería, de frescura. Grita, levanta las manos y resuelve el mundo con la boca llena. Ella es la que siempre anima a hacer lluvias de ideas, pero acaba peor que los directivos que pusieron Chilly a un producto de higiene íntima; ella es la que protagonizó el gancho de Lolita en una gala de “Inocente, inocente” y guarda el recuerdo como uno de los más importantes de su carrera como representante; ella es la que colecciona cassettes a raudales, pero escucha a Olé Ole en Spotify. Odia los palitos de zanahoria, la meditación y las pelotitas antiestrés. “Yo he hecho cosas malas, pero ¿he matado a alguien?”, se pregunta en la serie que protagoniza. Pero la realidad es que Paquita es la reina del torrezno, la princesa del coworking. Dice lo que piensa y habla sin filtros. Por eso, empatiza tanto con quienes se cuestionan el mundo que les rodea. Su insolencia es graciosa, tanto como peligrosa. Esa Paquita Salas es un arma de doble filo, ese ramalazo es el que ha invadido a alguno de los concursantes de Operación Triunfo.

El peligro está ahí: sorprende que un programa en el que la palabra "mariconez" fue considerada hiriente, no haya mostrado la misma incomodidad con la mala educación de María y su novio, Pablo, durante la pasada gala. OT, que mezcla música y didactismo a partes iguales. OT, que se proclama feminista, LGTBI, animalista. OT, que en momentos toma cariz de escuela y educa a la ciudadanía en lo políticamente correcto. No se olviden que, hace siete días, C Tangana abandonó el escenario dejando al presentador con la palabra en la boca. Roberto Leal supo lidiar con ello perfectamente, aunque no tanto con la “espontaneidad” de la pareja de la participante madrileña. No se cortó al decir lo mucho que le gustaba su culo y que lo primero que haría tras la gala sería “follársela”. Así, sin filtros. Escandalizó, primero. Y fue tachado de machista, después.

Las tornas cambiaron cuando entró Brays Efe al más puro estilo Paquita Salas a defender al muchacho: “¿Qué os creéis? ¿Que ser feminista es estar con novios a los que no les gusta follar y tu culo? Ser feminista es decidir con quién te da la gana estar y respetar que las demás mujeres puedan decidirlo también. Incultos", publicó entonces en su cuenta de Twitter. Y se acabó la discusión. Y se terminó decir que abochornaron. Pero la polémica continuó con el tuit que ella publicó días después para defender a Pablo de los “haters”, volviendo así a legitimar los malos modales que ya quedaron patentes días antes. La millennial más rebelde de esta décima edición se disculpó con sus seguidores, asegurándoles que no había podido responderles antes porque estaba haciendo el amor. Ella es así, tan natural como la vida misma. Tan deslenguada como la Paquita que tanto gusta al moderneo patrio. "Una gorda vale para cualquier época si lo hace bien. Véndelo”, dijo el personaje creado por Javier Ambrossi y Javier Calvo sobre la importancia de tener rasgos peculiares en un casting. Pues aquí lo mismo.

Así lo demostraron anoche Julia y Natalia, que cada día se postulan como nuevas ganadoras del formato. Sus interpretaciones de “Sober” (de Demi Lobato) y “Bang Bang” (de Nancy Sinatra) fueron las mejores de la undécima gala y así recibieron las mejores puntuaciones del jurado. Porque esta semana no se nomina al uso, sino que se puntúa el progreso de cada uno de ellos.Y ellas dos son las que mejor lo han aprovechado. Sin polémicas, sin estupideces. Sin embargo, solo Natalia consiguió uno de los dos pases directos a la final. La otra se disputará un puesto en la final con Miki, Sabela y Alba, la semana que viene. A ninguna de las dos se les puede aplicar la viperina filosofía del alter ego de Efe, pero su entrada en esta ecuación tampoco es casual. Recuérdese que es íntimo amigo de Los Javis, los directores que han devuelto algo de color (y audiencia) a esta hornada. Porque OT no es solo una factoría de cantantes, también es una fábrica de Javis. Los dos se han convertido en referentes para las nuevas generaciones y los aspirantes del programa se miran a través ellos. Ambrossi y Calvo miman a sus pupilos, les protegen y les guían, les enseñan cuál es la mejor manera de exponerse al público. Aún más, salen en su defensa cuando sacan la patita del tiesto y los amoldan a su imagen y semejanza. Como premio: un cameo en su exitosa webserie. Miki y Famous ya se lo han ganado, pero solo el sevillano consiguió el apoyo del profesorado para convertirse en el otro finalista de la edición.

El primero lo intentó con “Hijos de la tierra” (de Nil Moliner); el segundo, con “Problem” (de Ariana Grande). Si bien es cierto que la potencia vocal de Miki no es su punto fuerte, de momento cuenta con el beneplácito de la audiencia. En cambio, Famous volvió a rozar la perfección una semana más, tras su aplaudida versión de Bruno Mars. Porque él es uno de esos pocos artistas 360 que tanto ansía encontrar Paquita y que podrían alzarse con el premio final sin apenas pestañear. Lo mismo Alba Reche que, con su “Crazy in love” (de Beyoncé), dejó claro que menos siempre en más, que el duende es incluso más importante incluso que la afinación y que las dos cosas juntas forman un cóctel molotov a punto de estallar. Los tres, como los demás finalistas, son también esa Paquita que aspirar a triunfar en la vida: sin complejos y con la lengua aclarada. Porque, en definitiva, el ganador de este año también será un engranaje más de la cadena perfecta que han sabido montar Los Javis: Nerea y Raoul, en “La Llamada” (aunque él finalizó su participación el pasado mes); o Roi, en “Paquita Salas”. El resto son un constante trasiego entre sus cuentas de Instagram y un continuo titular en los medios de comunicación. Ellos son parte de su encanto y como ya les advirtió la representante: “Júntate a mi lado y habrá éxito”. Dicho y hecho: sea quien sea el que se alza con el primer puesto, Paquita habrá ganado.

Así quedó la clasificación del jurado:

Natalia: 40 puntos

Julia: 37 puntos

Alba: 37 puntos

Famous: 35 puntos

Sabela: 33 puntos

Miki: 31 puntos

Últimas noticias