Los seis mejores documentales para curiosos que hay en Internet

Si no podemos viajar en avión, lo haremos desde el medio de transporte más cómodo que nos queda: el sofá

Ayer estuve mirando el mapa del mundo para buscar algún lugar, por pequeño que sea, por lejos que estuviera y sin importar lo difícil que fuera acceder a él, al que viajar aunque solo fuera por una semana durante este mes de agosto. Decepción. Los temidos colores rojo y amarillo marcaban aquellos países en los que los españoles tienen prohibido o tremendamente complicado entrar, y ya puedes imaginar el bajonazo al comprobar que apenas dos, tres, cuatro países estaban sin colorear fuera de la Unión Europea. ¿Y qué puedo hacer para viajar este verano a un país exótico? Lo tengo claro, soy un tipo optimista. Ver documentales hasta que me duelan los ojos, mientras viajo por España hasta exprimirla.

Our Planet (Netflix)

Quizá sea el documental más delicado y amable con la naturaleza, y ese frágil entorno que nos rodea matizado por un estallido de colores infinitos. Sir David Attenborough explica con un amor que solo 80 años de profesión pueden entregar a una persona los tejemanejes que rigen la naturaleza en función de sus mágicos escenarios. Ya sea en el gélido Polo Norte, siguiendo los pasos de una osa polar y sus oseznos después de aguantar los meses más fríos del invierno, en una búsqueda desesperada por conseguir el alimento que les mantendrá vivos. Solo un día más. O junto a criaturas que parecen sacadas de las leyendas, selvas sin final aparente y coloreadas por un tipo de verde capaz de prender cada matiz de la imaginación. Aquí se desarrolla este mundo de fantasía que es el nuestro. Y si te gusta la primera temporada de los documentales, su segunda temporada podrá saciar tu apetito de forma definitiva.

Planeta Hostil (National Geographic)

No es ningún secreto. Sobrevivir allí fuera es complicado. ¿Y quién mejor para explicarlo que el famoso Bear Grylls, conocido por su programa de El último superviviente? Esta serie documental de National Geographic es radicalmente distinta a Planet Earth. Pese a mantener la armonía inevitable de la naturaleza, esta es una armonía violenta, brusca, propia del acero. Hablamos de un planeta donde la lucha territorial y por la supervivencia están a la orden del día, casi tanto como el mero hecho de respirar. Desde una desafortunada cría de foca perdida en el desierto y capturada por las fauces de una hiena, hasta la persecución casi a cámara lenta a través de la nieve de una gigantesca manada de lobos tras otra de bisontes, la propia Tierra se nos revela con su rostro menos amable. Y qué a gusto se ve este lado peligroso desde el sofá de casa...

Una roca extraña (Disney +)

¿Qué tiene de especial este planeta, que ni siquiera es demasiado grande, y apenas sirve para que quepamos todos? La respuesta está en el aire. El aire se filtra por la piedra generando con su huella las ramas de la vida, y cada uno de sus elementos son los pilares sobre los que se formó esta roca extraña que llamamos Tierra. Will Smith nos explica, junto con un puñado de astronautas que han vivido decenas de días en el espacio, los puntos más misteriosos de nuestro planeta, pequeños y grandes rincones que quizá no lograríamos destapar aunque pudiésemos salir de España. Y es bueno conocer estos detalles sobre nuestro mundo. Los astronautas nos lo expresan con un amor y una pasión por nuestro planeta, que resulta en una sensación contagiosa y en la que queremos participar. Esta programa es ideal para comprender, conocer y amar todavía más a nuestro extraño planeta.

Dark tourist (Netflix)

Ya que no podemos ser turistas, ¿por qué no dejar que otro lo sea por nosotros? El periodista David Farrier es un fanático del turismo oscuro, es decir, ese tipo de destinos que no estamos tan seguros de querer visitar. Me refiero a una recreación de la Segunda Guerra Mundial donde “nazis” visten el uniforme de la Gestapo con la misma naturalidad que una camiseta de los Lakers. O a un ritual de religión vudú donde corres el peligro de ser poseído por espíritus malignos. O incluso, por qué no, una zona de guerra. Podemos conocer partes del mundo - no necesariamente desagradables - más complicadas de ver o entender si no es a través de esta serie de documentales. Que ya adelanto no poseen escenas desagradables.

La historia de Dios (Netflix)

Todas las religiones del mundo se hacen las mismas preguntas. ¿Qué hay más allá de la vida? ¿Cómo acabará el mundo? ¿Por qué existe el mal? ¿Qué es un milagro? Estas preguntas las responde Morgan Freeman desde la perspectiva de cada religión del mundo, hinduismo, budismo, cristianismo, islam, y muchas más. Resulta inevitable sentir cierta fascinación por este tema. Los nexos de unión entre numerosas religiones, aparte de sus evidentes diferencias, ofrece esperanza a la hora de pensar que somos más parecidos de lo que en ocasiones queremos pensar, entreabriendo la oportunidad a un mundo global y marcado por la caridad entre culturas. Este es un documental para ver con papel y lápiz a mano, para apuntar cada resquicio de información que necesitemos a la hora de comprender la complicada historia de Dios.

Nuestros orígenes (National Geographic)

¿Por qué respiramos? ¿Por qué caminamos a dos patas? ¿Por qué vivimos en comunidad, nosotros los humanos? ¿Por qué somos la única especie que necesita asistencia al nacer? A estas preguntas les encontramos una respuesta en nuestros orígenes. En esta fantástica serie se nos explica paso por paso los el recorrido que debió realizar el ser humano para, a través del fuego, controlar este entorno hostil y maravilloso a una misma vez que nos rodea. Hasta que siglos de leyendas y supersticiones, transmitidas de boca en boca en torno a la hoguera, terminaron por ser dilapidadas por la poderosa mano de la ciencia. Transmitida a través de una sencilla pantalla.