Economía

«La pandemia ha provocado el resurgimiento de las agencias de viajes»

Audrey Hendley, presidenta de American Express Travel, una de las agencias de viajes de consumo multicanal más grandes del mundo

Audrey Hendley, presidenta de American Express Travel
Audrey Hendley, presidenta de American Express Travel FOTO: Ed Haas

En un escenario de sustos y turbulencias en el que la pandemia sigue siendo la gran protagonista, el mundo de los viajes mira con expectación el horizonte de un 2022 que todo apunta a que será el año de la recuperación. Pero todavía hay que ser cautos. Por ello, estar preparados resultará vital para salir con éxito del atolladero de la Covid, tal y como se muestra estos días durante la nueva edición de la Feria Internacional de Turismo. Para poner un poco de orden en todo lo que está por venir hablamos con Audrey Hendley, presidenta de American Express Travel, una de las agencias de viajes de consumo multicanal más grandes del mundo y cuya firma está presente en Ifema.

¿Cuáles son las expectativas para 2022 en términos de turismo?

Los datos de reservas para este 2022 son muy alentadores y estamos viendo que los viajeros tienen más ganas de viajar que nunca. Uno de los aspectos más interesantes que observamos es que los turistas están empezando a tomar decisiones importantes sobre sus destinos dependiendo del impacto que ese mismo viaje supone, por ejemplo, sobre el medio ambiente o incluso en las comunidades que visitan, ya sean destinos domésticos o internacionales. También estamos comprobando que, gracias a las vacunas y los refuerzos de las mismas, resurgirán los viajes en familia durante este año 2022. Y, concretamente sobre la extensión de los mismos, vemos que la apuesta será por grandes viajes y muchos de ellos centrados en el autocuidado y el bienestar.

Entonces, parece que 2022 puede convertirse en el año de la recuperación turística. ¿Cuáles son las principales demandas de los viajeros? ¿Qué tendencias turísticas se están consolidando?

Aunque los ciudadanos del mundo están deseando viajar, la pandemia ha incrementado la complejidad para hacerlo. Incluso aquellos más experimentados recurren a expertos para que les ayuden a comprender y gestionar los protocolos de la Covid-19, que varían mucho dependiendo de cada país del mundo al que nos dirijamos y, sobre todo, los cambios de un día para otro que esas mismas directrices pueden sufrir. Curiosamente este hecho ha provocado el resurgimiento de las agencias de viajes. Precisamente en nuestro último estudio titulado «Amex Trendex», donde analizamos las tendencias de viaje a nivel global, hemos visto que más de la mitad de los encuestados prefieren la ayuda de un agente de viajes para planificar y personalizar su próximo destino.

¿Qué lecciones y comportamientos considera que ha aprendido el sector turístico mundial de la pandemia y que permanecerán durante mucho tiempo en la forma de viajar?

Creemos que, como comentábamos antes, la dependencia de las agencias de viajes se mantendrá. Los turistas han encontrado un gran valor en la experiencia y la asistencia de consultores informados y preparados para planificar y ejecutar su viaje perfecto. Además, la tendencia de apostar por los viajes que tengan como foco crear un impacto positivo allá donde vayan, también creemos que ha venido para quedarse. Es muy interesante ver cómo los turistas son cada vez más conscientes, por ejemplo, de la huella medioambiental que dejan, mientras buscan un propósito concreto que guíe sus viajes aportando algo a las comunidades que visitan.

Su último informe también hace hincapié en que el turismo de lujo es cada vez resulta más importante. Pero, ¿qué significa ese «lujo» hoy en día?

La pandemia de la Covid-19 también ha cambiado la percepción de los viajes de lujo y ha influido en la forma en que la gente quiere gastar su tiempo y sus recursos. El último informe «Amex Trendex» global nos confirmó que el 82% de los encuestados está interesado en realizar experiencias personalizadas; el 81% busca altos niveles de limpieza y el 79% da prioridad a la privacidad cuando viaja. Todos estos resultados coinciden con el creciente interés que hemos observado en los viajeros que reservan escapadas a destinos únicos y exclusivos y que se aseguran villas espaciosas, privadas y totalmente equipadas.

El turismo sostenible y en armonía con el medio ambiente y con las comunidades locales también resulta cada vez más demandado. ¿Cree que es una tendencia que ha llegado para quedarse?

Los dos últimos años de pandemia han dado a los ciudadanos tiempo para frenar y pensar realmente en lo que resulta importante para ellos y eso se está traduciendo en la forma en la que quieren viajar. Los turistas planifican sus viajes pensando en el impacto que tienen sus acciones en el medio ambiente y en las comunidades que visitan. Como resultado de ello vemos que los viajeros cada vez se toman más tiempo para informarse sobre las culturas que van a visitar, comprometiéndose a vivir la experiencia a través de las empresas y economías locales. Por ejemplo, siempre que mi familia y yo nos vamos de vacaciones dedicamos al menos un día a hacer voluntariado local o retribuyendo de alguna manera a la comunidad. Algunos de mis recuerdos de viaje favoritos a lo largo de los años son precisamente de estos días, así que personalmente me entusiasma ver que es algo cada vez más frecuente a medida que los viajes siguen aumentando.

Estos meses han demostrado que viajar puede ser seguro y estos días en Fitur vemos una amplia oferta de destinos que visitar. ¿Anima a nuestros lectores a volver a hacer las maletas?

Estoy muy orgullosa de lo que el sector del turismo ha conseguido en los dos últimos años a nivel mundial. El compromiso con la seguridad y la dedicación de las personas que hacen posible los viajes –los pilotos que salieron de sus jubilaciones, el personal de los hoteles que trabaja horas extras, los expertos en viajes que ayudan a los turistas a reservar sus viajes con toda la confianza– han hecho posible que los viajeros visiten los lugares que desean y que también se reúnan con sus seres queridos en un entorno seguro. Creo que este compromiso y esta dedicación seguirán impulsando el turismo mundial en los próximos meses. Existen pocas cosas que me gusten más que viajar –y sé que no soy la única– y confío en que el 2022 será un año brillante.