La iglesia más pequeña de Roma

El Santuario Mariano más chiquito del mundo.

Capilla della Madonna del Archetto, la iglesia más pequeña de Roma
Capilla della Madonna del Archetto, la iglesia más pequeña de Roma FOTO: Alicia Romay

Es inevitable pasar por delante de la Fontana de Trevi en cada viaje a Roma y volver a lanzar la moneda que da suerte para volver a la Ciudad Eterna y actualizar la foto de la última visita o digámoslo claro, para mejorar el último selfie en el que no salimos nada favorecidos. Sea cual sea el motivo, volver a Roma y patearse el centro, es lo suyo, porque siempre hay algo nuevo por descubrir.

Roma invita a meterse en sus pequeñas calles, se percibe que haciéndolo de esta manera, descubriremos lugares escondidos, pero lo mejor de todo, es que se acierta casi siempre siguiendo esta fórmula, porque esta ciudad ofrece esto, sorpresas increíbles cuando menos se esperan cuando se callejea. Pero como hay tantos y tantos caminos y recovecos, hoy seré vuestra guía para que cuando estéis aquí, en pleno centro de Roma, conozcáis el recorrido que tenéis que hacer, para llegar a la iglesia más pequeña de Roma: La Madonna dell’Archetto, conocida también como Santa Maria Causa Nostrae Laetitiae.

Seguid esta ruta:

Su historia

El marqués Alessandro Muti Savorelli Papazzurri, era el propietario del edificio adyacente, corría el año 1851. El señor marqués le pidió al arquitecto Virginio Vespignani construir una pequeña iglesia. El arquitecto atendió con gusto los deseos el marqués y fue inaugurada el 31 de mayo de 1851 pero hubo que esperar hasta el año 1859 para que tuviera acceso el público. Esta pequeñísima iglesia, es el Santuario Mariano más pequeño del mundo, pero antes había ocurrido esto:

Napoleón Bonaparte, con el armisticio de Bolonia del 23 de Junio de 1796, impuso severas condiciones a la Santa Sede, siendo Papa Pío VI, se entendió que el ejército italiano atacaría Roma al ser el corazón del catolicismo. Según comenta la Diócesis de Roma en su página web, el 25 de junio de 1796, en la catedral de San Ciriaco de Ancona , tuvo lugar un hecho prodigioso: la imagen de la Santísima Virgen que allí se veneraba se vio levantando los párpados y moviendo la boca como para sonreír. La noticia se difundió rápidamente, traspasó los límites de la ciudad y llegó a Roma. Dos semanas después, el 9 de julio, los devotos romanos presenciaron el mismo milagro. La Madonna dell’Archetto , que estaba ubicada en un arco entre el Palacio Casali y un edificio propiedad de una hermandad, movía repetidamente la mirada, atrayendo la atención de los transeúntes.

Debido a la magnitud del fenómeno, el 1 de octubre de 1796, el Tribunal de la Vicaría instauró un proceso para determinar la validez de los relatos sobre milagros. Entre el 5 de octubre de 1796 y el 31 de enero de 1797 los funcionarios judiciales escucharon a 86 testigos y reconocieron 26 milagros, mientras que otros 23 no completaron los trámites de valoración para no alargar demasiado el tiempo. El sacerdote Giovanni Marchetti en uno de sus libros publicados en 1797 hablaba de muchas imágenes milagrosas. Episodios similares también ocurrieron durante la República Romana de 1798-1799.

El cardenal secretario de Estado Francesco Saverio de Zelada, oído el parecer del cardenal vicario Giulio della Somaglia, informó a los nuncios de las cortes europeas de los hechos ocurridos en Roma. En la carta que envió al nuncio de Madrid escribió: “Muchas imágenes de la Virgen María, otras pintadas en lienzos, otras en las paredes, algunas en iglesias, la mayoría en la vía pública, se han visto mover mucho los ojos. “.

En el número 41 B de la Via di San Marcello, se puede aún admirar la imagen de María, un icono procedente del pequeño oratorio. Todo esto es el testimonio más de un lugar de plegarias, que como una pieza de arte. En este tan peculiar punto de Roma, delante de la figura de la virgen, han rezado dos papas: Pío XII y Juan XXIII.