MENÚ
viernes 24 noviembre 2017
09:53
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Puigdemont intenta dilatar hasta cien días su entrega a España

Emite un comunicado a través del «Govern legítimo» en el que afirma que ni él ni los consellers imputados declararán ante la Audiencia, sino «a través de los mecanismos de la UE», al encontrarse en un «juicio político» y de «penas desproporcionadas»

  • Carles Puigdemont acompañado por cinco de sus antiguos consejeros.
    Carles Puigdemont acompañado por cinco de sus antiguos consejeros. / EFE
Paula Sendín.  Bruselas.

Tiempo de lectura 4 min.

02 de noviembre de 2017. 08:23h

Comentada
Paula Sendín.  Bruselas. 1/11/2017

La incertidumbre sobre los movimientos de Puigdemont ante la actuación de la Justicia ya tienen respuesta. El ex presidente de la Generalitat emitió ayer un comunicado a través del «Govern legítimo» en el que despejaba las dudas sobre su posible comparecencia ante la Audiencia: «Responderemos a la citación a través de los mecanismos de la Unión Europea». Ni él ni ninguno de los cuatro consellers que tenían cita hoy y el viernes ante la juez Carmen Lamela tienen intención de comparecer ante la Justicia española por verse víctimas de un «juicio político» con peticiones «de penas desproporcionadas». Para los secesionistas, las citaciones son producto de «un sumario sin fundamento jurídico que sólo busca castigar ideas».

Su abogado, Paul Bekaert, justificó la decisión de su cliente, investigado por los delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos, para no poner un pie en territorio español. «De momento, el gato sigue en el árbol», respondió así el abogado a la cadena holandesa NOS veinticuatro horas antes de la citación de la juez Lamela. «Mi cliente me ha dicho que no iría», aseguró, «dado que no tendrá un juicio justo en España». La magistrada, además, ha fijado las comparencias del ex vicepresidente, Oriol Junqueras, y de los doce consellers, para que se citen hoy y mañana ante la Audiencia Nacional tras admitir a trámite este martes la querella presentada por la fiscalía contra Puigdemont y los demás miembros del Govern. Pero de los seis que se encontraban con el ex líder de la Generalitat, sólo dos han regresado: Joaquim Forn y Dolors Bassa. Sin embargo Meritxell Borrás, Antoni Comín, Meritxell Serret y Clara Ponsatí planean permanecer en Bruselas.

Tras 24 horas desaparecido, el ex presidente de la Generalitat compareció el martes en una rueda de prensa multitudinaria en la que ya aseguró que ya anunció que sólo volvería a territorio español si obtuviera «garantías» de un «juicio justo». Porque ésta es la estrategia que seguirá su letrado para ver cómo se suceden las reacciones en suelo español y evitar una petición de extradición. «Estamos esperando a ver cuál es la reacción del Estado español y cómo se desarrollan los acontecimientos».

Puigdemont, si finalmente evita prestar declaración en España y retrasa su vuelta hasta 100 días, podría regresar cuando las elecciones autonómicas se hayan celebrado en Cataluña. En base a la legislación europea que regula el mecanismo judicial con el que se ejecuta una OEDE, el ex presidente podría incluso viajar puntualmente a Madrid para prestar declaración ante la magistrada Lamela en la Audiencia Nacional y luego regresar a Bélgica para que la Justicia de este país realice las vistas orales necesarias a su vez para que se produzca la entrega de Puigdemont a España. En cuanto la Justicia belga reciba la OEDE emitida por la Audiencia se podrán tomar decisiones sobre la detención provisional o la puesta en libertad de Puigdemont en Bélgica. Si se opta por este último caso se tomarán medidas para evitar la fuga del ex president.

A pesar de que Puigdemont no tiene intención de pedir asilo en el país, no ha acudido en vano a los servicios legales de Bekaert, pues está especializado en este tipo de casos, ya que en diversas ocasiones ha sido el defensor de terroristas etarras que se encontraban en Bélgica. El abogado propone, en una entrevista a Associated Press, que su cliente sea interrogado en Bélgica, continuando con su estrategia de hacer parecer que la policía podría actuar contra Puigdemont con celeridad, y argumentar que el ex presidente catalán tendría altas posibilidades de ser detenido, ya que el riesgo de fuga es claro. En caso de que no se presente a la citación, es muy probable que la juez emita una orden europea de detención y entrega contra él, según fuentes jurídicas.

En este escenario, Puigdemont dijo en la rueda de prensa del martes que no está escapando de la Justicia española, pero al mismo tiempo denunció, como en el comunicado de ayer, la «politización» de la misma, así como «la ausencia de imparcialidad». Aseguró que se encuentra en Bruselas como «capital europea» pero, por el momento, se ha quedado en los márgenes de las sedes de la UE.

Y aunque no tiene previsto reunirse con oficiales de las instituciones comunitarias en los próximos días, el ex presidente de la Generalitat se quedará «una temporada» en Bélgica, según confirmó ayer el eurodiputado de ERC Josep-María Terricabras a Efe. «Sé simplemente que tiene la intención de quedarse una temporada en Bruselas. No sé nada más, depende de cómo evolucionen las cosas. Seguro que no serán dos o tres días, será algo más», afirmó. Terricabras es uno de los tres representantes de la Eurocámara que acompañaron el martes a Puigdemont en la rueda de prensa celebrada en el Press Club de Bruselas. Sobre la posibilidad de que declare hoy ante la Audiencia Nacional, consideró, al igual que el abogado del ex presidente, que «lo puede hacer desde Bélgica».

La estrategia del ex presidente de la Generalitat ha sido criticada por afines independentistas, como el miembro de la Mesa del parlamento catalán Cataluña Sí Que es Pot, ya que, a su juicio, al negarse a acudir ante la Audiencia Nacional podría facilitar que «las personas que están citadas a declarar acaben en prisión preventiva».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs