Internacional

Muere “El diablo”, el asesino caníbal que vendía pasteles con la carne de sus víctimas

Dmitry Baksheev y su mujer atraían a las víctimas a través de una web de citas, las drogaban, las asesinaban y las desmembraban

Dmitry Baksheev, apodado "El diablo"
Dmitry Baksheev, apodado "El diablo"

Dmitry Baksheev, de 38 años, conocido como “El diablo” ha muerto en prisión a los 38 años sin que se hayan esclarecido las causas. Baksheev y su mujer Natalia, de 44 años, fueron detenidos en 2017 y confesaron haber asesinado a 30 personas, de las que se comieron parte de sus cuerpos y vendieron otras en forma de pastel. El caso conmocionó a la opinión pública rusa después de que se dieran a conocer los detalles del caso.

Dmitry tuvo una infancia difícil. Sus padres eran adictos a las drogas y no podían cuidar de él por lo que acabó en un orfanato. Posteriormente, fue adoptado por otra familia. Durante su juventud, pasó varias veces en prisión por cometer diversos robos. Cuando tenía 17 conoció a Natalia, seis años mayor que él. Al ser una relación prohibida, esperaron a que Dmitry cumpliera la mayoría de edad. Según los que conocieron a la pareja, indicaron que ella ejercía una fuerte influencia sobre él.

Pronto comenzaron a perpetrar los asesinatos. El primer crimen se produjo en 1999. Atraían a las víctimas a través de redes sociales de contactos. Cuando lograban que fueran a su casa, las drogaban con éter y Corvalol. Después las asesinaban, las desmembraban, se las comían y lo documentaban con fotos.

Su actividad criminal acabó por un descuido. Un grupo de trabajadores de la ciudad de Kranodar encontró un teléfono móvil en la calle en el que había imágenes de un hombre posando con la cabeza y la mano de una mujer. el hombre fue identificado como Dmitry Baksheev. Cuando fue interrogado junto a su esposa, ambos negaron haber participado en ninguna muerte pero admitieron que se habían encontrado el cadáver de una mujer y que decidieron hacerse fotos con ella. Días después, la policía encontró los restos de la mujer de las fotos y la pareja acabó admitiendo los crímenes.

Cuando los investigadores registraron su vivienda, situada dentro de una academia militar en la que ambos trabajaban, se encontraron con una escena que no podrán olvidar jamás. En el apartamento reinaba el caos, estaba todo por el suelo y había un fuerte olor a drogas. Al llegar a la cocina, descubrieron el horror. Hasta ocho partes de cuerpos humanos carne de perro y de gato estaban metidas en el congelador, había restos humanos envasados en botes de cristal, 19 trozos de piel, recipientes con carne al vapor, miembros de personas tirados por varias partes de la casa. Asimismo, encontraron numerosas fotografías de Dmitry con carne en la boca, con una cabeza en la mano, una cabeza rodeada de naranjas y con limones en los ojos como dispuesta a ser cocinada. En la vivienda también estaban los teléfonos móviles de varias de sus víctimas y varios vídeos de “lecciones para caníbales” y de recetas para cocinar a un ser humano.

De hecho, los medios de comunicación locales indicaron que Baksheeva había ejercido como enfermera y que era habitual vendiera pasteles de carne a los negocios locales para ganar algo de dinero.

Durante el juicio, Natalia fue declarada culpable de incitar a su esposo a asesinar a la camarera que supuestamente “coqueteó” con él. Según testificó , su esposo “puso las partes del cuerpo en el baño, cortó la piel del cráneo, las orejas y los labios con los dientes y se los comió”.

“El Diablo” fue condenado a 12 años de prisión y murió en la cárcel. Natalia, por su parte, cumple una condena de 11 años.