Presidenta de Bolivia reaparece tras infectarse de COVID-19

Después de once días de dar positivo al conoronavirus, la presidenta interina boliviana, Jeanine Áñez reapareció para anunciar un nuevo bono a familias pobres golpeadas por la pandemia en el país

AME1805. LA PAZ (BOLIVIA), 09/07/2020.-Fotografía de archivo fechada el 16 de abril del 2020 de la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, en una rueda de prensa en La Paz (Bolivia). La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, comunicó este jueves que padece la COVID-19 y guardará cuarentena. Jeanine Áñez explicó en un video difundido en redes sociales que seguirá trabajando, pues se siente bien y con fuerzas pese a dar positivo en una prueba del nuevo coronavirus. EFE/ Luis Ángel RegleroLuis Ángel RegleroEFE

 (AP). Once días después de contraer COVID-19 y sin aparentes señales de la enfermedad, la presidenta interina Jeanine Áñez reapareció para anunciar un nuevo bono a familias pobres golpeadas por la pandemia en Bolivia.

“El virus no ha sido muy agreviso conmigo”, afirmó en una entrevista por la red Unitel el domingo en la noche desde la residencia presidencial en La Paz. Agregó que su hijo también dio positivo.

Áñez anunció el nuevo bono “salud” equivalente a 71 dolares que llegará a tres millones de bolivianos, aunque demandó “solidaridad” del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del expresidente Evo Morales y que controla el Legislativo, para que no trabe en el pleno créditos internacionales destinados a ese fin.

El enfrentamiento político-electoral entre Áñez y el MAS derivó en un bloqueo mutuo. El Legislativo generalmente no aprueba normas que reclama el Ejecutivo y las leyes que aprueban los legisladores no suelen ser promulgadas por la líder interina.

Las elecciones que deben celebrarse el 6 de septiembre agravaron la disputa. La mandataria es candidata por una alianza de centro derecha, mientras que el izquierdista MAS postula al ex ministro de Economía, Luis Arce, a quien las encuestas de opinión colocan a la cabeza de las preferencias.

Con 59.582 contagios y 2.151 fallecidos hasta el lunes, la pandemia está en su punto álgido y según el Ministerio de Salud el pico se registraría a finales de agosto, lo que ha puesto en incertidumbre unos comicios que ya fueron postergados por la crisis sanitaria.

Varios ministros del gabinete de Áñez han dado positivos al virus, mientras que la víspera falleció por COVID-19 el presidente de la Federación de Fútbol de Bolivia, César Salinas.

Los hospitales están al tope, no hay disponibilidad de camas, los laboratorios emiten resultados de pruebas con atrasos debido a la alta demanda y las muertes se han triplicado, lo que ha puesto en apuros los servicios funerarios y cementerios, según las autoridades.

Áñez presidió el lunes desde su confinamiento y de manera virtual una ceremonia militar de ascenso a generales en las Fuerzas Armadas.