Educación estudia ofrecer Primaria y Secundaria sin tener que cambiar de centro

Imbroda apela al consenso con la comunidad educativa, que mantiene las protestas el 4 de marzo

Proyecto de creación de los denominados Centros de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria
El consejero de Educación, Javier Imbroda comparece en el pleno del Parlamento andaluz en Sevilla este jueves para informar sobre proyecto de creación de los denominados Centros de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria (CEIPSO) en Andalucía. EFE/Raúl CaroRaúl CaroEFE

El Gobierno «del cambio» continúa matizando el actual modelo en busca de mayor eficiencia en un ámbito sensible como la educación. La Consejería que dirige Javier Imbroda está «estudiando la posibilidad de que determinados centros públicos puedan ofertar, de manera experimental, al menos la enseñanza básica completa (Primaria y Secundaria)», según expuso el consejero en el Parlamento. Ante las críticas, Imbroda defendió que no se está trazando ninguna nueva red de centros públicos y no hay nada cerrado ni definitivo.

La Consejería alude a la «demanda social evidente que defiende la conveniencia de que los alumnos realicen sus estudios con continuidad, en un único centro educativo público en determinadas zonas o circunstancias». Existe normativa básica que contempla la integración de enseñanzas en la comunidad. Las críticas arrecian al equiparar desde la oposición esta fórmula con la de los centros concertados y privados.

El modelo experimental se aplicará, según el consejero, en tres modalidades. El primero, en centros de zonas vulnerables tanto sociocultural como demográficamente, especialmente en zonas y áreas rurales. En estos casos, «la integración permitiría dar respuesta a las necesidades de formación y acompañamiento», apuntó la Consejería. También aquellos centros que pierden unidades en Educación Infantil y Primaria por bajada de la natalidad. Por último, centros de Primaria que están ubicados pared con pared con un instituto de Secundaria y que podrían compartir un único proyecto educativo, con la consiguiente integración de los claustros. «Si finalmente optamos por poner e funcionamiento algunos centros integrados de educación básica, la decisión de cómo, cuántos y cuándo implantarlos deberá contar con el respaldo de los docentes, alumnos, familias, equipos directivos y mesa sectorial», señaló Imbroda. La socialista Beatriz Rubiño criticó la apuesta «sectaria y segregadora» de la Junta. Luz Marina Dorado, de Adelante Andalucía, sostuvo que la unificación es otra medida para «asfixiar» la educación pública y «privilegiar» a unos pocos.

Por otro lado, Educación mantiene el frente abierto de las protestas anunciadas. El PSOE anunció que saldrá a la calle para exigir retirada del «decretazo» de escolarización. La plataforma andaluza en defensa de la educación pública, que integran CC OO, CGT, UGT, Ustea, el Frente de Estudiantes y Copada, trasladó su más «rotundo rechazo» al nuevo decreto educativo y llamó a la movilización y la huelga el próximo 4 de marzo.

Lo que no dice el nuevo decreto de escolarización

El nuevo decreto de escolarización ha levantado una polvareda de críticas, algunas de espesor leve. Varios sindicatos han advertido de que permitirá el cierre de unidades públicas, cuando la norma sólo regula la admisión en los centros públicos y en los concertados sostenidos con fondos públicos, no la planificación de la oferta. No se van a aumentar las plazas en los concertados mientras existan vacantes en escuelas públicas de la misma zona. La bajada de la natalidad ha provocado, de hecho, que la oferta de la concertada no haya variado en los últimos años. Se ha aseverado también que el decreto no garantiza la existencia de plazas públicas suficientes agarrándose a un apartado del texto que se refiere a necesidades educativas especiales. La escolarización está asegurada por ley.