El consejero de Educación sobre la vuelta al cole: “Es absurdo que se diga que se van a abrir las aulas”

Imbroda insiste en que el regreso, si llega, deberá hacerse “de la mano de las autoridades sanitarias” y confirma que “el curso no se va a ampliar” más allá de junio

Un colegio de Sevilla entregando los libros de texto de sus alumnos
Un colegio de Sevilla entregando los libros de texto de sus alumnosManuel Olmedo

Las idas y venidas sobre un hipotético regreso a las aulas de 1,4 millones de alumnos prosiguen en el seno de la Junta. Este viernes le ha tocado al consejero de Educación, Javier Imbroda, matizar las palabras de ayer del presidente, Juanma Moreno, que causó un revuelo en la comunidad educativa al referirse al 15 de mayo como posible fecha para la incorporación de los niños. "Es absurdo que se diga que se van a abrir las aulas si las autoridades sanitarias no están marcando esa decisión”, ha asegurado Imbroda en su comparecencia en la Diputación Permanente del Parlamento, realizada a petición propia y de Adelante Andalucía. En este sentido, ha remarcado que Moreno “solo transmitió un deseo de todas las peticiones de las familias que le llegan, pero evidentemente nada hay dispuesto para que sea así”, ha concluido el consejero. No obstante, ha aclarado que la Consejería está planificando un posible regreso “siempre de la mano de las autoridades sanitarias”, porque es su "obligación”, aunque finalmente no se produzca, como parece lo más probable ante la imposibilidad de garantizar la distancia de seguridad entre los menores.

En cuanto a una ampliación del curso, interpelado por Vox, ha recordado que la decisión se anunció hace semanas. "El curso va a terminar con absoluta normalidad en las fechas establecidas, lo hemos dicho ya en numerosas ocasiones y así está indicado en las instrucciones” trasladas a los centros públicos este mismo viernes. Y lo hará con o sin alumnos en los colegios porque, de momento, no hay fecha de vuelta ante la dificultad de garantizar, entre otras medidas, la distancia de seguridad entre los menores.

Imbroda fue el primero en abrir las comparecencias en el Parlamento, que comenzaron con un minuto de silencio por las víctimas mortales de la Covid-19, que son ya 1.107 en Andalucía. En su breve intervención, reducida por la necesidad de condensar cuatro -incluida la del presidente andaluz- en la jornada de hoy, abordó los principales problemas que el coronavirus está planteando en la enseñanza. En un hemiciclo con multitud de asientos libres para garantizar la seguridad y con diputados con guantes y mascarillas, el consejero defendió los esfuerzos de la comunidad educativa -docentes, alumnos y padres- para salvar las numerosas dificultades que afrontan para el avance del curso. “Ojalá pudiéramos solucionar la brecha digital entregando un dispositivo tecnológico", lamentó antes de reconocer que el plan de garantía alimenticia articulado “no es suficiente”, pese a llegar a 31.000 niños andaluces.

La reapertura de los centros ha centrado gran parte de las interpelaciones de la oposición. Desde Vox, su diputada Ángela Mulas, preguntó expresamente sobre ello al consejero al considerar “precipitado” que se realice en mayo. Su propuesta para garantizar la seguridad se basa en que "se realicen los test PCR al 100% del alumnado y trabajadores y un control diario de los síntomas porque -aseguró- es inviable que los escolares regresen a las aulas sin que la población esté sometida a test masivos”. Algo inaplicable en estos momentos por la carencia de pruebas suficientes para los ocho millones y medio de andaluces. Mulas sugiere también a la Junta modificar la ratio, "para que haya menos niños por clase”. En este punto coincide con el portavoz de Adelante Andalucía, José Ignacio Sánchez, quien ha pedido que "empiecen a planificar ya la vuelta a clase”, tomando como primera medida la disminución “de la ratio a la mitad”. De esa forma, en Primaria se pasaría de 25 a 13 alumnos, o en Secundaria de 30 a 15. Sánchez ha querido saber, de boca del consejero, “¿qué va a pasar con los servicios complementarios?” como los comedores o las aulas matinales, cuya gestión tiene delegada la Junta y que, asegura, planean “miles de despidos” sobre sus trabajadores.

El último en intervenir por parte de la oposición fue Juan Pablo Durán. El expresidente del Parlamento se permitió responsabilizar a la Junta de la brecha digital. “No vale con tener un móvil en cada casa”, ha criticado, obviando que precisamente su partido es el que ha tenido en su mano durante 37 años la posibilidad de eliminarla. Durán ha incidido, como el resto de grupos, en la cuestión de la reanudación presencial del curso y ha reclamado a Imbroda “certezas y claridad” al respecto. En esta línea, ha querido saber si la consejería tiene “un informe sanitario y con ello un plan completo con las condiciones que ha establecido la comunidad científica para la vuelta a clase con garantías”.

Desde Cs, el diputado Fran Carrillo ha criticado la “improvisación” del Gobierno central en el ámbito educativo y ha destacado el "consenso” con el que se han elaborado las instrucciones de la Consejería, “con toda la comunidad educativa”, ha remarcado.

Por parte del Grupo Popular, José Ramón Carmona ha lamentado que “es difícil participar en un debate de cualquier tema cuando más de 22.000 compatriotas han fallecido y 1.079 andaluces”. Respecto a labor de la Junta, ha valorado su “esfuerzo” para atender al alumnado vulnerables y la toma de “decisiones difíciles” como aplazar las oposiciones o la EBAU. En cuanto a las clases, ha asegurado que “queremos luchar hasta el último minuto si hay una esperanza de retomar el curso antes de que acabe”, criticando al postura de Adelante Andalucía. “Si lo que quieren es un aprobado general, díganlo”, les ha retado al respecto.