Los riesgos del pasaporte covid: «Los vacunados pueden transmitir el virus»

El sector turístico aplaude la medida, aunque los expertos dicen que no habrá «covid free» con la inmunización

Turistas frente a la Catedral de Málaga
Turistas frente a la Catedral de MálagaÁlex Zea / Europa Press Europa Press

Varias comunidades autónomas, entre ellas Andalucía, abogan por articular el denominado pasaporte covid –ya sea mediante un código QR o un certificado digital– que permita viajar a las personas que ya estén vacunadas. El sector turístico ha acogido la iniciativa con entusiasmo, puesto que será un aliciente para la reactivación de un ámbito especialmente azotado por la pandemia. Sin embargo, abrir la movilidad a corto plazo, incluso a un grupo de población inmunizada, puede entrañar riesgos. Así lo asegura a LA RAZÓN Inmaculada Salcedo, portavoz del grupo de expertos sobre el coronavirus de la Junta y jefa del servicio de Medicina Preventiva del Hospital Reina Sofía de Córdoba, quien se muestra categórica al respecto: «los vacunados pueden trasmitir el virus». Pese a la inmunización del 95 por ciento que aportan las dos dosis, estas personas «pueden contagiarse», apunta Salcedo, aunque la enfermedad la padecen «de forma muy leve o asintomática». Es la línea que mantiene la Sociedad Española de Medicina Preventiva y Salud Pública, que niega el escenario de «ancha es Castilla con los vacunados», sostiene la portavoz, rechazando instrumentos como el pasaporte covid que permitan la movilidad inmediata. El proceso de vacunación avanza lentamente, acompasado con los escasos envíos del Gobierno central. Según Salcedo, «es muy pronto para hablar de inmunidad de rebaño». Ahora bien, incluso cuando toda la población esté vacunada, no existirá «en absoluto» el «covid free». «Se estará vacunado, solo eso. Habrá que mantener un tiempo las medidas de precaución hasta ver cómo evolucionan los contagios», sostiene.

Salcedo participa en las reuniones del comité de expertos que marca el camino al Gobierno andaluz para el endurecimiento o relajación de las restricciones. Reconoce que «las cosas no son blancas ni negras» y en el seno de este organismo «siempre se apunta que hay que reactivar la economía». En este sentido, «lo primero es preservar la salud; si no hay salud no hay economía».

El turismo no solo implica movimientos de personas, sino también hábitos que pueden ser contraproducentes en plena pandemia. «Hay que concienciar a la ciudadanía de que, si queremos reactivar la economía, salir, comunicarnos o visitar a nuestros familiares de otras provincias, tenemos que mantener las medidas de prevención todavía». Andalucía, en definitiva, no puede compararse con Israel, con un 85 por ciento de la población inmunizada, u otros países en los que la vacunación está más extendida. Salcedo insiste en la importancia de la vigilancia diaria, una «labor silenciosa que nos da las pautas para tomar unas medidas u otras».

El sector turístico, por su parte, tiene una visión distinta. El presidente de la Asociación Sevillana de Empresas Turísticas (ASET), Gustavo de Medina, respalda las recientes declaraciones del presidente de la patronal española, Antonio Garamendi, quien abogó por abrir ya el turismo a los mayores y al personal sanitario. Por ello, propone reactivar el programa del Imserso e ir permitiendo las reuniones profesionales y los congresos, muchos de ellos vinculados a los laboratorios y al ámbito médico.

Para Antonio Aranda, gerente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), el pasaporte covid podría incentivar el turismo nacional, sobre todo en julio, agosto y septiembre, que son los meses en los que mejor se comporta este segmento.

En cuanto al programa del Imserso, recuerda que ya se está trabajando en la elaboración de unos nuevos pliegos y, en este punto, insta a que los hoteleros puedan participar en este proceso porque «no podemos trabajar a pérdidas». «Hemos hecho un estudio que nos indica que el coste medio por cliente y día es de 26,5 euros y la agencia de viajes que lleva el programa nos está pagando 23,5, así que cada cliente que nos llega nos cuesta el dinero». En definitiva, «un negocio interesante para el Gobierno».

Un decreto ley de ayudas «muy necesario» para el sector

El sector valora positivamente el decreto ley de ayudas a los alojamientos turísticos, aprobado por el Gobierno andaluz por un importe de 72,8 millones de euros, calificándolo de «muy necesario» dada la nula facturación en estos momentos. Según Antonio Aranda, gerente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), muchos hoteles pidieron a los ayuntamientos la exoneración del pago de diversas tasas, como la de basura o vados, e impuestos como el IAE. «Unos lo han hecho y otros han mirado para otro lado», lamenta, por lo que estas ayudas «nos vendrán bien para afrontar estos pagos». La Consejería de Turismo prevé este año que la facturación del sector sea el doble que la del año pasado, unas perspectivas que los empresarios ponen en cuarentena. Aranda apunta que «muchos hoteles no saben cuándo van a abrir y ha habido establecimientos que han abierto y han vuelto a cerrar». La situación es de mucha incertidumbre y recuerda que, durante la Semana Santa, abrió un tercio de las camas de la Costa del Sol y la ocupación fue del 18%. «La gente tiene ganas de salir, otra cosa es que puedan hacerlo».