La Fiscalía acepta la pena contra el Cuco pese a no compartirla

El Ministerio Público no recurre la sentencia, aunque su impresión es que la condena de dos años de cárcel por mentir en el juicio del asesinato puede ser excesiva

El Cuco (a la derecha) charla con su madre antes del juicio, celebrado en mayo. Al fondo a la derecha, la fiscal
El Cuco (a la derecha) charla con su madre antes del juicio, celebrado en mayo. Al fondo a la derecha, la fiscal FOTO: Julio Muñoz EFE

La Fiscalía no ha recurrido la condena que el Juzgado de lo Penal número 7 de Sevilla impuso a Francisco Javier García Marín, conocido como el Cuco, y su madre por mentir durante el juicio por el asesinato de Marta del Castillo. El encubridor del asesino Miguel Carcaño y su progenitora, Rosalía García Marín, fueron castigados con dos años de cárcel, el máximo previsto por el Código Penal para el delito de falso testimonio por el que fueron juzgados a finales de mayo. Era la petición de la familia de la joven asesinada, mientras que el Ministerio Público reclamó sólo ocho meses. A pesar de la diferencia, la acusación pública entiende que los dos años es una condena «posible», pues así lo estipula el Código Penal, y no la ha recurrido ante la Audiencia Provincial de Sevilla, que deberá decidir si la mantiene tal cual, la modifica o absuelve a los procesados, como han pedido sus defensas.

Que la Fiscalía de Sevilla no contradiga la pena que ha recaído sobre el Cuco y su madre no significa que esté al cien por cien de acuerdo con lo que decidió la jueza Olga Cecilia Simón. Según fuentes del Ministerio Fiscal, la impresión es que los dos años de prisión impuestos a dos acusados que durante el juicio reconocieron los hechos se antojan una pena excesiva. Legal y admisible, como es obvio, pero excesiva. De hecho, la fiscal podría adherirse a los recursos de las defensas sólo en ese punto de la individualización de la pena, pero las mismas fuentes apuntan que esa probabilidad es muy remota. Y sin abundar en otros debates jurídicos, como el de si el Cuco tenía o no la obligación de comparecer como testigo y decir la verdad sobre unos hechos por los que acababa de ser enjuiciado y condenado (por un juzgado de Menores).

La sentencia sí ha sido recurrida por Agustín Martínez, abogado del Cuco, y Rafael Ramírez, defensor de la madre, que entre otros motivos exponen la «innegable parcialidad» de la jueza por comentarios que vertió durante la vista oral sobre lo dramático del suceso del que derivó esa causa. Es decir, el asesinato de Marta del Castillo el 24 de enero de 2009.