Andalucía

Medio Ambiente

Un informe sobre el impacto ambiental frena un resort de golf en Cádiz

La polémica macrourbanización se planteaba entre Barbate y Vejer

Una urbanización precintada en Barbate.JUNTA DE ANDALUCÍA
Una urbanización precintada en Barbate.JUNTA DE ANDALUCÍAJUNTA DE ANDALUCÍAJUNTA DE ANDALUCÍA

La Junta de Andalucía ha comunicado a los promotores de “El Següesal Golf Resort” , una polémica macrourbanización que se ubicaría entre Barbate y Vejer, en Cádiz, la calificación de desfavorable de su Declaración Ambiental Estratégica (DEA), lo que implica una paralización de este polémico proyecto.

“Teniendo en cuenta el análisis realizado, la aprobación de la Revisión Parcial del PGOU de Barbate para la implantación del proyecto de interés turístico regional “El Següesal Golf Resort”, planteado en los términos propuestos, no garantiza la conservación de los valores naturales de la zona, ni el mantenimiento de la biodiversidad presente en la misma, poniendo en riesgos procesos ecológicos presentes y provocando en algunos casos impactos de gran relevancia”, indica el Informe del Servicio de Gestión del Medio Natural en el que se ha apoyado la resolución.

Se trata de un triunfo de Ecologistas en Acción, organización que ha encabezado la lucha contra el desarrollo de este proyecto que prevé la construcción de tres hoteles, 636 apartamentos turísticos, 450 viviendas nuevas y un campo de golf de 18 hoyos en las inmediaciones del Parque Natural La Breña y Marismas del Barbate”.

En una nota de prensa, la organización ecologista expresa su satisfacción por que tras “14 años de fraudulenta tramitación”, “por fin la consejería responsable de evaluar ambientalmente los planes y proyectos urbanísticos cumple con su obligación al desestimar un proyecto que tendría efectos irreversibles sobre los espacios naturales, la biodiversidad, los recursos naturales y el paisaje. El interés público se impone por una vez al de los especuladores urbanísticos, y eso ya es noticia”, afirma.

Los promotores, la empresa Bogaris, sin embargo, han lamentado el “nuevo retraso” que supone este informe desfavorable, a un proyecto que “fue declarado por la propia Junta como de Interés Turístico Regional e incorporado a la Unidad Aceleradora de Proyectos de la provincia de Cádiz”.

Explican que “a lo largo de las próximas semanas” analizarán la viabilidad futura del proyecto en base a esta nueva situación, en la que la Junta “condiciona su aprobación definitiva a la realización de una serie de aclaraciones sobre el proyecto”. Estos condicionantes “están siendo analizados” por los promotores “en base a tomar una determinación sobre la viabilidad futura del Següesal”.

La promotora destaca que la DEA desestima los “principales elementos de crítica” al proyecto y ratifica que el proyecto “se encuentra fuera del Parque Natural de la Breña y Marismas del Barbate” y da su visto bueno a la disponibilidad de recursos hídricos y el ciclo integral del agua (abastecimiento, saneamiento y depuración), que contempla que el riego del campo de golf se realice al 100% con aguas reutilizadas de la depuradora de Vejer de la Frontera.

Y asienta “su posición inicialmente desfavorable” en base, “fundamentalmente, a las posibles afecciones a especies del catálogo andaluz y, en concreto, a dos especies de flora vulnerable (Silene stockenii y Odontites foliosus) que han sido localizadas en el ámbito de desarrollo del proyecto, a la conectividad ecológica y a posibles afecciones a Hábitats de Interés Comunitario ajenos al parque natural”, aspectos sobre los que “ya se llevaron a cabo mejoras sustanciales” a requerimiento de la antigua Consejería Medio Ambiente y,” como consecuencia de ello, entre otros aspectos que se tuvieron en cuenta, se emitió resolución favorable de Autorización Ambiental Unificada, todavía hoy vigente”.

Ecologistas en Acción ha subrayado que este proyecto que “pretendía reclasificar un total de 3.045.120 m2 de suelos actualmente no urbanizables y, en parte, especialmente protegidos”, en una primera fase y que llegaría a los 4.672.000 m2, se convertiría “en la mayor urbanización turística de Andalucía.”

En la superficie figuran “13 Hábitats de Interés Comunitario, algunos declarados prioritarios, que abarcan más del 80% del Següesal”. “Muy lamentable que hayan tardado 14 años en enterarse. En todos estos años se han sucedido los informes de algunos “técnicos” del Ayuntamiento y de la Junta desacreditando nuestras alegaciones y defendiendo un proyecto que ahora reconocen que es ilegal”, insiste la organización, que reclama ahora explicaciones tanto de las administraciones como de “la empresa IBERMAD, que elaboró un estudio que aseguraba que el proyecto era viable ambientalmente”.