Energías limpias a partir de aguas residuales

Aqualia produjo en 2017 un total de 177.460 GigaJulios de energías renovables, equivalentes al consumo de poblaciones como Benicasim o Pozoblanco

  • Energías limpias a partir de aguas residuales

Tiempo de lectura 4 min.

22 de marzo de 2019. 15:49h

Comentada
Redacción.  22/3/2019

El lema del Día Mundial del Agua 2019, «No dejar a nadie atrás», pretende llamar la atención sobre el objetivo central de la Agenda 2030: todo el mundo debe beneficiarse del progreso que supone el desarrollo sostenible. Una de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 6 consiste en garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos de aquí a once años. La ONU recuerda que un total de 2.100 millones de personas viven sin agua en sus hogares y que hasta 700 millones de personas en todo el mundo podrían verse desplazadas por la intensa penuria de los recursos hídricos en 2030.

La gestión del ciclo integral del agua será, sin duda, a través del ODS6 uno de los factores clave para alcanzar el éxito en el camino hacia el desarrollo sostenible. Sobre las empresas especializadas en esta tarea recae buena parte de la responsabilidad de alcanzar esta meta. Ellas aportan experiencia, tecnología, conocimiento y recursos, así como un servicio eficaz, personalizado y cercano.

Aqualia trabaja para garantizar el suministro y saneamiento de 22,5 millones de personas, en 1.100 municipios de 22 países de todo el mundo. En todos ellos se opera con el objetivo de asegurar la excelencia en los servicios de abastecimiento y saneamiento, bajo la premisa de una triple sostenibilidad –social, financiera y medioambiental–. Ésta es condición «sine qua non» para afrontar con garantías los retos que los nuevos tiempos plantean: reducción de huella de carbono, regeneración de aguas usadas o el uso de fuentes renovables de energía, entre otros. En este sentido, el desempeño de Aqualia indica que, por ejemplo, en el año 2017 se produjeron 177.460 GigaJulios (GJ) de energía renovable, el equivalente al consumo anual de una población como San Lorenzo de El Escorial (Madrid), Pozoblanco (Córdoba) o Benicassim (Castellón).

En este camino, resulta imprescindible conocer las necesidades de cada territorio y sus ciudadanos y, en consecuencia, aplicar las mejores soluciones adaptadas para alcanzar tales objetivos. En algunos casos, la clave está en el desarrollo de tecnologías innovadoras y soluciones responsables en el ciclo integral del agua, que supongan la reducción del consumo, la generación de energías limpias y/o la reducción del impacto ambiental, especialmente en la lucha contra el cambio climático.

New Cairo

Aqualia pone el foco también en asesorar a países en vía de desarrollo en el diseño y planificación de infraestructuras hidráulicas que propicien su crecimiento y desarrollo. Un ejemplo es la depuradora de aguas residuales de New Cairo, en Egipto, en donde los diferentes gobiernos han desarrollado un ambicioso programa de actuaciones en materia de agua y saneamiento. De éste se ha derivado un impacto socioecónomico muy notable que, en términos de PIB Nacional, ha generado un aumento del 0,12% en el periodo de construcción de la obra, tal como recoge el caso de estudio del IESE para el proyecto «PPP For Cities» de Naciones Unidas.

Prioritario será, asimismo, gestionar el agua para generar un beneficio social. Aqualia colabora con varias ONG en proyectos muy diversos que tienen como fin favorecer iniciativas vinculadas a los territorios donde la empresa presta servicio en favor de esas comunidades.

Además, suscribe convenios con ayuntamientos para crear fondos sociales que garanticen el agua a familias sin recursos, ayudas que muchas veces asume la empresa a fondo perdido. Las familias de municipios como Vigo, Denia, Badajoz o Molins de Rei, entre otros, ya disponen de estos fondos. En global, al cierre de 2018, Aqualia había aplazado el pago de recibos por valor de 3,8 millones de euros.

Últimas noticias