Cómo mantenerse bien descansado al viajar

Dormir bien fuera de casa y disfrutar de sus vacaciones estupendas evitando el desfase horario es posible con unos simples consejos y trucos.

Dormir bien fuera de casa y disfrutar de sus vacaciones estupendas evitando el desfase horario es posible con unos simples consejos y trucos.

1. Planificar un horario de sueño: nuestro reloj interno del sueño se nutre de regularidad y sacarlo de sus horarios convencionales supone un completo desajuste, por eso si se trata de un periodo corto de vacaciones, como de dos o tres días, debemos tratar de cumplir con nuestro patrones de casa normales, si acaso con 1 ó 2 horas de margen.

En cambio, si nuestro viaje supone más de una semana, lo ideal es tratar de ajustarse al máximo posible con el nuevo horario y sobre todo, dormir mucho. Si generalmente solemos dormir 8 horas, resulta interesante dormir un poco más cuando cambiamos de horario, así poco a poco nuestro cuerpo irá descansando y ajustándose.

2. Imitar nuestro hogar en el nuevo espacio de viaje: seguro que más de una vez habréis visto a alguien acarreando con una almohada por el aeropuerto. No es tan locura como parece, ya que es importante que viajemos donde viajemos, encontremos algún objeto familiar y, a la hora de descansar, nuestra almohada puede resultarnos de gran ayuda y hacer la transición horaria más fácil.

3. El dichoso jet lag... Si tu viaje va a ser de larga distancia, debes prepararte para sufrir los efectos del jet lag, pero estos se pueden minimizar. Sufrimos jet lag cuando tenemos un desfase horario importante y es complicado adaptar a nuestro cuerpo a nuestros tiempos, pero existen algunos trucos muy útiles para manejarlo mejor:

Uno de ellos, por ejemplo, es alimentarse a la hora adecuada. Un informe de 2008 publicado en la revista Ciencia examinó diferentes resultados y encontró que los seres humanos también pueden verse afectados por esta función biológica (la de comer), es decir, el desfase horario podría ser minimizado con de 12 a 16 horas de ayuno, y luego rompiéndolo con una comida en el "nuevo"tiempo normal de desayuno. En el horario donde nos encontramos.

Otro es que habla de aprender a manipular la luz. Los investigadores de la NASA que ayudan a los astronautas a manejar la fatiga dicen que la luz es el factor más importante cuando se trata de reducir el jet lag. Por ejemplo, si nuestro vuelo es hacia el este y sale de noche, los investigadores sugieren volar con gafas de sol durante todo el vuelo para minimizar la luz, y si es posible continuar con gafas de sol hasta el final de la mañana en la nueva zona horaria.

Y aunque particularmente yo no soy muy partidaria de tomar nada, sí que es cierto que la melatonina, ayuda bastante a la hora de adaptarse a los nuevos horarios. No se trata de un inductor al sueño, sino de que nos ayuda a descansar mejor. En cualquier caso, siempre es importante consultar a un médico antes de tomar cualquier tipo de medicamento.