«El cáncer testicular resulta muy habitual en pacientes jóvenes»

Dra. Ana María Autrán / Uro oncóloga de la Unidad de Cáncer de Testículo, del Servicio de Urología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid

Dra. Ana María Autrán
Dra. Ana María Autrán

El cáncer de testículo se presenta con una prevalencia del 0,5 al 1,5% de los tumores del sexo masculino, con aproximadamente 49.000 nuevos casos al año en todo el mundo

1- ¿Qué prevalencia tiene el cáncer de testículo en España?

El cáncer de testículo se presenta con una prevalencia del 0,5 al 1,5% de los tumores del sexo masculino, con aproximadamente 49.000 nuevos casos al año en todo el mundo. El número de pacientes con nuevo diagnóstico se ha incrementado en los últimos 50 años. Las tasas de incidencia más altas del mundo se encuentran en las poblaciones caucásicas, especialmente en países del norte de Europa (Suiza, Alemania, Dinamarca, Austria y Noruega). En España, el último informe epidemiológico de Globocan 2012 reporta cerca de 823 casos nuevos, diagnosticados por año, lo cual representa cerca del 0,6%. La probabilidad de desarrollar cáncer testicular es de uno entre 250 (0,4%), aunque la incidencia varía en función de las razas. Se trata de un cáncer que se desarrolla en uno o en ambos testículos. En torno al 90-95% de estos tumores proviene de las llamadas «células germinales», existiendo dos principales variantes histológicos: seminoma y no seminoma.

2- ¿Cuál es la edad más habitual en la que aparece?

Es un tumor que afecta a los jóvenes. Cerca del 50% de los casos se diagnostican entre los 20 y 35 años. Los tumores de tipo seminomatoso se presenta alrededor de los 30 a 35 años y los no seminomatosos una década antes, entre los 15 y los 35 años. El 10% de los casos se diagnostican por encima de los 50 años.

3- ¿Qué pronóstico tiene el cáncer de testículo en nuestro país?

Es uno de los tumores más tratables, especialmente si es detectado a tiempo. En función del estadio de la enfermedad y tipo de tumor es posible determinar la supervivencia global. En un estadio temprano, en ausencia de extensión de la enfermedad, la probabilidad de supervivencia es casi del 100%. Gracias a la detección temprana y a la implementación de nuevos tratamientos, sólo uno de cada 5.000 hombres morirán por esta causa.

4- ¿Cuáles son los factores de riesgo que predisponen a su aparición?

Son el criptorquidismo, la historia familiar de cáncer testicular y la presencia de tumor testicular contralateral. En cuanto a los factores genéticos se han identificado ciertos cambios tales como: la presencia de un isocromosoma, del brazo corto de cromosoma 12i en más del 90% de los subtipos histológicos, alteraciones en el locus p53, el cual se encuentra presente hasta en un 66% de los casos. La presencia de ciertos trastornos del desarrollo testicular anómalos como: el síndrome de Klinefelter, la disgenecia XY y síndrome de Down implican mayor riesgo de susceptibilidad a desarrollar cáncer testicular.

5- ¿Cómo puede detectarse a tiempo?

Regularmente, el paciente se percata de la presencia de una masa testicular, no dolorosa, la cual se descubre, la mayoría de las veces, como hallazgo incidental en una ecografía, como prueba de rutina. El dolor escrotal puede presentarse como primer síntoma en cerca del 20% al 27% de los casos. En pacientes con tumor testicular de tipo «no seminomatoso» pueden tener, hasta en el 7% de los casos, ginecomastia (crecimiento de las glándulas mamarias). En ocasiones la sintomatología puede simular un cuadro de orquiepididimitis (proceso inflamatorio testicular).

6- ¿Cuáles son las pruebas habituales para confirmar la enfermedad?

Como primer paso, se realiza una adecuada exploración durante la consulta. Es fundamental. El médico palpará los testículos para detectar la presencia de una probable protuberancia en el testículo, su tamaño y localización, asimismo se deberá examinar detenidamente el abdomen y los ganglios a nivel supraclavicular, en busca de cualquier posible signo de que el probable tumor se haya propagado. La ecografía testicular constituye la siguiente herramienta diagnóstica, las imágenes que se obtengan pueden orientarnos si se trata de una afección benigna o de un potencial tumor. La determinación de ciertas proteínas en sangre, llamados marcadores, pueden ayudar al diagnóstico, ya que el tumor testicular segrega altos niveles de estas proteínas.

7- ¿Cómo es el tratamiento?

A menudo el médico puede obtener un probable diagnóstico, cuando se trata de cáncer testicular, basándose en los estudios de imagen (ecografía) y las pruebas de marcadores tumorales en sangre, por lo tanto en lugar de realizar un biopsia (como en los otros tipos de cáncer). El médico recomendará, en la mayoría de los casos, una cirugía (orquectomia) para extirpar el tumor tan pronto sea posible. Se realiza por medio de una incisión vía inguinal, extirpando el testículo en su totalidad, junto con el tumor y el cordón espermático, el cual contiene parte de los conductos deferentes, así como vasos sanguíneos que puede actuar como vía para que el cáncer testicular se propague al resto del cuerpo. De aquí la importancia de que la extirpación testicular se realice por vía inguinal, lo cual permite que se pueda clampar (atar) el cordón en su totalidad para evitar que las células cancerosas se diseminen. El espécimen completo será enviado al laboratorio, donde un patólogo examina los fragmentos del tumor con el microscopio determinando el tipo de tumor y la extensión del cáncer, es decir, le colocara «un nombre y un apellido».

8- Con estos pasos consiguen un diagnóstico más preciso, ¿cierto?

Sí, serán cruciales para determinar el pronóstico de la enfermedad y los eventuales tratamientos oncológicos subsecuentes, por medio de estudios de imagen seriales (TAC tórax abdomen y pelvis) o RMN, radiografias de tórax, así como los marcadores séricos, para verificar periódicamente que la enfermedad no se propaga.

9- ¿Hay novedades terapéuticas?

En las últimas décadas, gracias a los avances biotecnológicos y a la investigación de nuevas moléculas, se han desarrollado fármacos que han mejorado la respuesta y la tolerabilidad a las terapias quimioterápicas. Las líneas de investigación se hallan dirigidas al desarrollo de nuevos biomarcadores para optimizar el diagnóstico y seguimiento. Actualmente en la unidad del hospital colaboramos en un proyecto diseñado y propuesto por el Grupo de Genética Humana del CNIO, cuyo objetivo es la identificación y secuenciación de genes de susceptibilidad, en pacientes pertenecientes a familias con alta tasa de agregación de herencia tumoral, información que servirá, en cara a la prevención, diagnóstico precoz y posible tratamiento, tanto a los miembros afectados así como potencialmente en los casos esporádicos diagnosticados.

10- ¿Cree que hace falta concienciar a los varones?

La información a la población masculina, sobre el cáncer testicular y sobre todo aquella en riesgo es fundamental. Para ello se requiere de programas de concientización a la población. Este miércoles 3 de mayo celebramos en la Fundación Jiménez Díaz la I Jornada de Prevención llamada «Conoce el Càncer de Testículo: Aprende a Explorarte y a Prevenir» para informar sobre el diagnóstico, tratamiento y medidas de prevención.Está prevista la participación de Javier Castaño ( matador de toros), así como de Yeray Álvarez ( futbolista del Athletic de Bilbao), ya que ambos han presentado y superado la patología. Es una jornada a puertas abiertas, por lo cual esperamos la participación de todos.