Josep Carreras: “Confío en que en los próximos años se pueda erradicar la leucemia”

La Fundación Josep Carreras, con más de 30 años de experiencia en el campo de los cánceres sanguíneos, en Alemania ha financiado 1.193 proyectos de los cuales 702 corresponden a becas y ayudas de la investigación. Una labor que se ha visto compensada con la entrega al tenor español del premio a la “Fundación Científica del Año” concedido por la asociación germana de fundaciones.

En la XI Gala de la Ciencia Alemana en la Sala de Conciertos de Berlín, le conceden el premio a la «Fundación Científica del Año». ¿Qué supone para usted este reconocimiento?

-Un estímulo todavía mayor para seguir con nuestro compromiso y poder decir, algún día, que la leucemia supone una enfermedad curable, siempre y en todos los casos.

-La Fundación es un referente mundial en la lucha contra la leucemia, pero el mes pasado una de sus investigadoras, Biola Javierre, advirtió al recoger un premio, que todavía es necesario mucha ayuda y apoyo...

-Así es. Todos sabemos que la investigación es fundamental y que también se hace a base de fondos. Por lo tanto, sin ellos es muy difícil pero yo creo que, en estos momentos, en España el nivel es magnífico y no tenemos nada que envidiar a las grandes potencias.

-Inauguró en Barcelona el centro científico más grande de Europa dedicado a investigar exclusivamente la leucemia. Cuentan con unos 150 científicos. ¿Ampliarán el número?

-Así es y esperamos que esto pueda ser una realidad. Creo que cuando lleguemos al punto final serán unas 300 personas, entre investigadores y otros que colaborarán con ellos. En cualquier caso, estamos muy orgullosos de este centro y de todo lo que en el podremos conseguir con a través de él.

-Una de las labores más importantes de su Fundación es la de gestionar el Registro de Donantes de Médula Ósea, que ya suma más de 33 millones de donantes, la mayoría de Europa (Alemania). En España sólo llega a los 400.000. ¿Necesitamos más concienciación?

-No creo que sea un tema de concienciación. Es a lo que me refería antes. Cuesta dinero tipificar cada una de las muestras que se consiguen de los posibles donantes y la verdad es que, en los últimos años en España, hemos pasado de 20.000 donantes a más de 400.000, por lo que hemos avanzado mucho. Lo bueno de estos casos es que la donación de médula para pacientes no emparentados es una forma fantástica de solidaridad entre la gente porque en Alemania hay ocho millones de donantes inscritos, en EE UU más de 30, pero quizá ninguno de los dos países puede proporcionar o suministrar un tipo de médula ósea; en cambio, un registro con menos donantes potenciales sí que puede proveer de la médula necesaria.

-Hablamos de concienciación y se me viene a la cabeza el caso de Pablo Ráez, que fue muy mediático y consiguió que el número de donantes aumentara un 1.300%. ¿Quizá es necesario visibilizar más a los enfermos para concienciar?

-No hay duda que, de vez en cuando, sale un caso de estas características y eso evidentemente impulsa a la población, o a una parte de ella, a solidarizarse inmediatamente, lo cual es muy positivo. Todos los casos que consigan que tengamos más donantes son sin duda positivos.

-Llevan a cabo la campaña «Imparables» para seguir avanzando en contra de la leucemia y a sus espaldas ya suman 30 años de la fundación que decidió crear tras superar la enfermedad. Está en contacto con médicos, científicos y también pacientes, ¿hay motivos para no perder la esperanza?

-Qué más quisiera yo que soy un ignorante total en Medicina, pero sé lo que oigo y lo que leo, y aunque suene bastante optimista confío en que en los próximos años se pueda erradicar esta enfermedad de la sociedad. El galardón, dotado con 10.000 euros, se destinará a nuevos proyectos de investigación, tras un proceso de evaluación de posibles candidatos que llevan a cabo un grupo de hematólogos que deciden qué proyectos se financian.