La Cata de Katy

La divulgación de vinos en un lenguaje cercano, ameno y lleno de emociones. Sígueme en twitter @katyMikhailova e instagram @mikhailovaKaty

  • Image
  • Image

Catando THERRA de Bulgari con Plácido Domingo Junior

true

Sobre el autor

Katy Mikhailova

Armenia de nacimiento, madrileña de sentimiento. Casada con el periodismo de moda, mi amante es el vino. Desde ahora, divulgadora de este arte llamado enología en este blog para hablar del vino desde las emociones y las experiencias. Antes he dirigido programas como esModa en esRadio, Por MisSantos Tacones en Radio Intereconomía, Conversaciones y Excelentia Clasica en Gestiona Radio. He escrito para Gente y Qué! Presenté El Taconazo de Katy en ‘Punto Pelota’ y he colaborado en LD TV en Es La Noche de César y en Punto de Encuentro. En la actualidad, soy columnista en libertaddigital.com y colaboro en Redacción en Abierto de Intereconomía TV y en LA RAZÓN

La semana pasada escribía de diseñadores que tienen su propio vino, como es el caso de GARGALO con Roberto Verino. En esta ocasión hablaré, como prometí, de un fabuloso vino de La Toscana, un vino de autor de Giovanni Bulgari, que he tenido la ocasión de catar esta semana en pleno corazón del Barrio de Salamanca en un rincón en el que se respira italia llamado Forte.

No fue una cata cualquiera. Fue, sin duda, “la” cata. En esta ocasión el maridaje fue, si me permitís, una fabulosa conversación con un hombre cuyo recorrido, historia y personalidad sorprende a más de uno.

“Me siento más español que mexicano o norteamericano”, empieza contándome Plácido Domingo Junior, o “Placi” para los amigos, cuando le pregunto por sus orígenes. Nació en DF en México y no tiene un hogar habitual en donde pasa la gran parte de su tiempo. En los últimos meses ha visitado Roma, Nápoles, Los Ángeles, Miami y media Alemania. “Soy un ciudadano del mundo”, destaca, “y siempre tengo dónde caerme muerto”, añade con mucho sentido del humor el que es el hijo del famosísimo tenor.

Como un apasionado de Italia que es, decidí citarle en unos de mis restaurantes italianos preferidos de Madrid, Forte, en la Calle Serrano 85 (casi esquina con María de Molina). A Plácido Junior le venía de maravilla, ya que vive, cuando se deja caer por la capital, a dos manzanas del restaurante.

Optamos por pedir la famosa Caponata de Forte (berenjena confitada con tomate y piñones) acompañada de una crujiente focaccia, uno de los platos estrella de la cadena. Y de segundo, el que es compositor y productor y también cantante eligió unos raviolin di burrata con crema de calabaza.

Todos estos platos maridaban estupendamente con THERRA, un vino tinto joven, de la región de La Toscana. Se trata de un vino elaborado mayoritariamente de la famosa uva italiana Sangiovese, combinado con las francesas Cabernet Sauvignon (que deja ese aroma a pimiento verde) y Cabernet Franc.

Una auténtica joya de la enología, que hizo de este encuentro con Plácido Domingo Junior una velada simpática, amable y divertida. (¿Podemos decir también plácida velada?).

Plácido Junior es una persona cercana, amable y sencilla; amigo de sus amigos, impulsivo, políticamente incorrecto y con mucho sentido del humor.

Enamorado de los vinos, me cuenta que es más de Ribera que de Rioja. Pasó su infancia en Mataró y Barcelona, después estuvo viviendo un año en Nueva York. Más tarde se mudó a Suiza a un internado en donde pasó 3 años: “durante aquellos años hice los mejores amigos que a día de hoy mantengo”. Finalizada su estancia en el internado, su padre le propuso estudiar música en tres ciudades: Viena, San Petersburgo o Nueva York. Plácido hijo optó por la primera ciudad, experiencia gracias a la cual habla un perfecto alemán (además de español, inglés, italiano y francés).

“La etapa en la que estuve estudiando en Viena me hizo madurar, ya que me encontraba totalmente solo, con apenas 18 años, en la capital de Austria”, explica.

Sus padre querían que fuera pianista; sin embargo, Plácido Junior se escondía debajo del piano para evitar aquellas clases con una profesora exigente que, según cuenta, le colocaba una moneda de las antiguas 25 pesetas en cada mano para que mantuviera la moneda en su sitio mientras practicaba este instrumento. Aquello no le terminó de gustar mucho, y, afirma, con mucha gracia, que “terminé en el canto de penalty”.

Hoy día es todo un referencia en el mundo de la música. Participa y actúa en espectáculos a lo largo de 2016 en países como Alemania, Austria, México, República Dominicana y Brasil, y en ciudades como Sicilia. Su último disco se titula ‘Latidos’ y está trabajando en la producción de un nuevo musical.

Su teléfono móvil no deja de sonar, Plácido, atento a la entrevista y a la cena, me cuenta que la felicidad consiste en irse a la cama todas las noches con la conciencia tranquila, y que una de las cosas que más le gusta es ayudar siempre que pueda sin excepción.

Sobre THERRA de Giovanni Bulgari

Es un vino originario de Siena (Toscana, Italia). Vino de autor, elaborado por Giovani Bulgari de la familia Bulgari.

En nariz, presenta un aroma intenso a frutas del bosque y frutos rojos; en boca, es redondo y goloso. En paladar es ácido en su justa medida.

Me cuesta encontrarle un parecido a algún vino español. Por más que le doy vueltas, es algo diferente a lo que estamos acostumbrados. Quizá se deba a la Sangiovese que no se emplea en vinos españoles (desconozco si hay viñedos con esta uva). Disponible en España únicamente en Forte de Serrano, Fortissimo de Aravaca y en Fortino que abrirá muy pronto en la Calle Campoamor de Madrid.

En lenguaje de emociones de THERRA diré que es vino sensual, discreto y poderoso.

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias