Actualidad

Los estribillos torcidos del hombre

Por Luis Miguel Belda

Publicidad

Quién lo diría, pero el neomachismo vuelve a campar a su anchas, por ejemplo, a campar en los campus universitarios en forma de falsa igualdad, en la pornografía, en la propia familia y, de un tiempo a esta parte, en el cancionero más popular. En algunos raps y movimientos musicales hot, la literatura más popular experimenta un creciente desafío, no solo al buen gusto, sino al más elemental ‘savoir-être’ entre iguales, que es lo que son hombres y mujeres, aunque a algunos aún les suene mal el estribillo.